Máquinas del Siglo XXI: Tuneladoras

En las grandes ciudades, el tráfico es uno de los grandes y, casi irresolubles, problemas. No sólo por convertirse en un quebradero de cabeza para los usuarios de las carreteras sino para los niveles de contaminación medio ambiental de las mismas (gases y acústico). El metro se convierte en uno de los sistemas de transporte imprescindibles en ciudades tales como: Madrid, Barcelona, Londres, París, Nueva York… al ser un medio «colectivo», «guiado»,  «bajo tierra» y eléctrico.

Pero, ¿cómo se abren los túneles bajo tierra en tan poco tiempo?. ¿Cómo se atraviesan a muchos metros de profundidad los distintos estratos de roca del suelo?.

La Tecnología ha dado respuesta a este gran problema con las Tuneladoras. Enormes, complejas, caras pero eficientes máquinas.

No sólo se utilizan para el metro. También para cualquier tipo de túnel que sea necesario excavar.

¿Qué se hace con ellas cuando el túnel está terminado?, pues muchas veces resulta más caro recuperarlas y sacarlas a al superficie que «enterrarlas» definitivamente en su último lugar de trabajo…

Encoger los rascacielos

Hasta ahora habíamos visto que para demoler un edificio o rascacielos, era necesario toda una meticulosa y experta instalación de explosivos que detonasen en una secuencia y secciones concretas y estudiadas para, en pocos segundos, terminar con todo el edificio en el suelo. A la espera de la siguiente fase que sería el desescombro (que se tarda bastante).

Eso sí, no sin antes un gran estruendo y estremecimiento de las inmediaciones así como una enorme cantidad de suciedad y emisión al entorno de restos que se tardaba mucho en eliminar y limpiar.

Los japoneses, han desarrollado otra técnica: desmontar de arriba a abajo  (dos pisos cada diez días aproximadamente). Una estructura, especie de collar de cuatro pisos que rodea todo el rascacielos, es donde se va trabajando y desmontando y, mediante prensas hidráulicas se va descendiendo. Todo sin los inconvenientes anteriores. Eso sí, es algo más lento.

No es una animación. Es sólo una secuencia acelerada del descenso filmado de la estructura de demolición descrita.