LOS FINAOS

Los “Finados” consiste en una práctica donde se reunían familiares, amigos y vecinos a modo de convivencia en una noche peculiar. La mujer de mayor edad de la familia recordaba a los muertos, los finados, los que habían llegado a su fin. Se recordaba a los FINADOS o fallecidos, resaltando sus virtudes y contándose anécdotas de su vida, se hablaba, se comentaban anécdotas y se comía los frutos de la época: castañas, nueces, manzanas del país  y demás; por los fríos de la estación otoñal se acompañaba con buchitos de anís, ron miel o vino dulce.

En estos días, en muchos pueblos y barrios de nuestras islas se intenta conservar esta tradición. Nos reunimos para comer castañas tostadas, beber un buchito de anís, escuchar a los Ranchos de Ánimas y recordar a los seres queridos que ya no están.

A una calavera

(Lope de Vega)

Esta cabeza, cuando viva, tuvo
sobre la arquitectura destos huesos
carne y cabellos, por quien fueron presos
los ojos que mirándola detuvo.

Aquí la rosa de la boca estuvo,
marchita ya con tan helados besos,
aquí los ojos de esmeralda impresos,
color que tantas almas entretuvo.

Aquí la estimativa en que tenía
el principio de todo el movimiento,
aquí de las potencias la armonía.

¡Oh hermosura mortal, cometa al viento!,
¿dónde tan alta presunción vivía,
desprecian los gusanos aposento?

Esta entrada ha sido publicada en DE INTERÉS GENERAL y etiquetada como , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *