De cómo se propagó el castellano tal cual lo usamos ahora

Los libros nos dicen que la lengua que hablamos hoy en día nació gracias a hombres como Quevedo, Góngora, Lope o Cervantes.

Ellos escribieron y pulieron nuestra lengua para darle la forma que ahora tiene cuando escribimos. Junto a ellos, muchísimos otros escritores, que aunque no los nombremos, quedaron como seguidores y perpetuadores de nuestra cultura a través de la letra escrita. ¿Pero cómo todo esto llega al pueblo, que apenas sabe leer? Aquí entra en escena el Teatro.

Los corrales de comedia dieron vida a la palabra. Y esta habló por boca de los cómicos en forma de damas, caballeros, reyes, rufianes y sirvientes.

El público que asistía a las obras que representaban compañías ambulantes de comedia, y era tal la popularidad y el éxito que tuvieron, que el pueblo imitaba formas, modos y expresiones de los actores. Aprendían de aquellos que a su vez aprendieron siguiendo las instrucciones de los autores que les escribían las obras, que eran personas de una gran formación clásica y con gran experiencia vital por sus correrías en guerras y en amores.

Los primeros teatros españoles se llaman Corrales de comedia, y a los actores de teatro se les llama «cómicos».Para saber más sobre la estructura de estos espacios y su funcionalidad podrás ver el siguiente vídeo.

Los corrales de comedia

Hoy por hoy, el oficio de cómico denominando a la profesión se ha ennoblecido gracias a actores como Fernando Fernán Gómez que reivindicaba que él no era actor, sino cómico. Y así, numerosos profesionales del teatro y el cine, se identifican con esta palabra.