Gabriel García Márquez

Cartel en Aracataca, lugar de nacimiento del autor

Cartel en Aracataca, lugar de nacimiento del autor

El jueves 17 de abril, jueves Santo, fallecía el escritor colombiano y Premio Nobel de Literatura Gabriel García Márquez.

Tal vez no conozcamos ninguna de sus obras, no hayamos leído ningún cuento suyo, ninguna novela, ningún artículo o reportaje periodístico escrito por el, pero al menos su nombre nos tiene que sonar por haberlo visto en los libros de literatura.

Es difícil encontrar a un personaje público del que todo el mundo opine que fue una magnífica persona y un destacado profesional en su vida laboral. Ahora será cuestión de cada uno de nosotros averiguar si estamos de acuerdo  o no con todo lo que se ha dicho y escrito de «Gabo».

Lo primero que habría que saber es por qué sus obras son tan aplaudidas en el mundo entero y por qué se considera Cien años de soledad como uno de las mejores obras de la literatura universal.

Si leemos el argumento de esta novela, sabríamos que se trata de la narración de una saga familiar, de los Buendía, en un espacio imaginario llamado Macondo, y aunque nos podría transportar a Hispanoamérica, porque tiene mucho de la historia civil de los países hispanoamericanos de mediados del siglo XX, también nos podríamos sentir interpelados por las vivencias de los personajes que se entrecruzan, entran y salen de la acción, que al fin de cuentas, es el desarrollo de la ciudad.

Pero si la obra se pudiera resumir así, en nada se distinguiría de otras con igual o más mérito de las escritas en su misma época por otros autores como Mario Vargas Llosa, Juan Rulfo o Manuel Puig.Porque Cien años de soledad se distingue de las demás de su género en que fue la primera en alcanzar el éxito por su increible técnica para hipnotizar al lector y atraparlo. Un conocimiento tan magistral de la lengua escrita que es capaz de captar el interés del lector de entrada, y luego hacerlo fiel al desarrollo del argumento hasta el final de la obra.

Esta técnica puede parecer fácil de aplicar, sin más la hemos visto desde el libro oriental de las Mil y una noches, en la que el cuento inicial de Sherezade y el Sultán es sólo la técnica de dejar el cuento antes del desenlace, para que el receptor quiera conocer el final al día siguiente, y así día tras día, hasta vencer el deseo de venganza del Sultán agraviado.

Pero, por si la trama, la novedad o el argumento de Cien años… no fuera suficiente, esta obra tiene otro mérito añadido que es el comienzo del Realismo mágico, que consiste en incluir en el argumento escenas inverosímiles con tal naturalidad que ni al lector le llega a parecer extraño o chocante que ocurran ciertas situaciones en la narración. Pero para que se produzca el efecto deseado, antes, el escritor ha tenido que conseguir que el lector esté entregado o «enganchado» al transcurrir de la obra.

El Realismo mágico está de forma natural en las narraciones orales de los cuentos intantiles y de los que se cuentan en las reuniones familiares después de la jornada laboral. En una época en la que las familias se ponían al día de todo lo que habían vivido en sus quehaceres. No es exclusivo de García Márquez, y otros autores lo reprodujeron perfectamente en sus obras.

Como lecturas necesarias, les invito a que descubran  un cuadro pintado con palabras como es Relato de un náufrago, un relato breve de este autor que no les dejará indiferentes. Crónica de una muerte anunciada, en la que se prueban las dotes de escritor y periodista del autor; La increíble y triste historia de la cándida Eréndida y de su abuela desalmanda, obra bella sin más; Diatriba de amor contra un hombre sentado: monólogo en un acto; texto teatral.

Para finalizar, quiero reproducir aquí un artículo periodístico que el autor escribió en homenaje a María Moliner, tras su fallecimiento. Gabo vivió en Barcelona durante algunos años, pero no consiguió entrevistar en vida a la famosa bibliotecaria que durante la Guerra Civil española mantuvo la serenidad para seguir desarrollando y escribiendo un diccionario atípico y ahora de necesaria consulta para escritores y acedémicos como es el Diccionario de uso del español María Moliner.

¿Has leído algún texto de García Márquez? ¿Qué sabes de él? Deja tus comentarios.

La mujer que escribió un diccionario

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.