El mundo de Sofía

[…] En el camino de gravilla Sofía se quedó pensando. Intentó pensar intensamente en que existía para de esa forma olvidarse de que no se quedaría aquí para siempre. Pero resultó imposible. En cuanto se concentraba en el hecho de que existía, inmediatamente surgía la idea del fin de la vida. Lo mismo pasaba a la inversa: cuando había conseguido tener una fuerte sensación de que un día desaparecería del todo, entendía realmente lo enormemente valiosa que es la vida. Era como la cara y la cruz de una moneda, una moneda a la que daba vueltas constantemente. Cuanto más grande y nítida se veía una de las caras, mayor y más nítida se veía también la otra .La vida y la muerte eran como dos caras del mismo asunto. No se puede tener la sensación de existir sin tener también la sensación de tener que morir, pensó. De la misma manera, resulta igualmente imposible pensar que uno va a morir, sin pensar al mismo tiempo en lo fantástico que es vivir. Sofía se acordó de que su abuela había dicho algo parecido el día en que el médico le había dicho que estaba enferma. Hasta ahora no he entendido lo valiosa que es la vida», había dicho. ¿No era triste que la mayoría de la gente tuviera que ponerse enferma para darse cuenta de lo agradable que es vivir?¿Necesitarían acaso una carta misteriosa en el buzón? Quizás debiera mirar si había algo más en el buzón. Sofía corrió hacia la verja y levantó la tapa verde. Se sobresaltó al descubrir un sobre idéntico al primero. ¿Se había asegurado de mirar si el buzón se había quedado vacío del todo la primera vez? También en este sobre ponía su nombre. Abrió el sobre y sacó una nota igual que la primera. ¿De dónde viene el mundo?, ponía. No tengo la más remota idea, pensó Sofía. Nadie sabe esas cosas, supongo. Y sin embargo, Sofía pensó que era una pregunta justificada. Por primera vez en su vida pensó que casi no tenía justificación vivir en un mundo sin preguntarse siquiera de dónde venía ese mundo.
Las cartas misteriosas la habían dejado tan aturdida que decidió ir asentarse al Callejón. […]
(El Callejón era el escondite secreto de Sofía. Solo iba allí cuando estaba muy enfadada, muy triste o muy contenta. Ese día sólo estaba confundida.)

Jostein Gaarder. El mundo Sofía.

Esta entrada fue publicada en Filosofia y ciudadanía (1º Bachillerato), Unidad 1: El saber filosófico. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El mundo de Sofía

  1. Anonymous dijo:

    yo creo que la película ha estado bien aunque al principio no la entendía mucho pero al final comprendí que todos llevamos un pequeño filosofo dentro me llama mucho la atención la pregunta: ¿no era triste que la mayoría de la gente tuviera que ponerse enferma para darse cuenta de lo agradable que es vivir? porque yo pienso que a mucha gente le ha pasado eso.Estefania Site Taborda 1º Bachillerato

  2. Cuando en una parte de nuestra vida perdemos el proposito de nuestra existencia, nos sentimos agobiados y al dar una mirada a lo que hicimos en el pasado y que no concuerda con lo que tenemos en nuestro presente y vemos un futuro insierto, eso nos confunde y empezamos a cuestionar actitudes como el por que ver la vida mas interesante cuando corremos el peligro de perderla. Como nos sentimos al saber que nuestra vida esta a punto de terminar? los acondecimientos de la vida son interesantes segun el lente que usemos

Responder a Anonymous Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.