9. Alumno externo de Secundaria del colegio San Agustín

Claustro del convento de San Agustín, que fue reconvertido en Colegio en 1851. La foto de José Naranjo es de 1940.

[Yo siempre preferí] las letras. Ponga usted que he tenido dos odios bastante grandes: a las Matemáticas y al Derecho… También estuve en un colegio, de San Agustín se llamaba […] En este colegio estudié la segunda enseñanza.

Aunque existe unanimidad en que en 1957 ingresó  en el Colegio San Agustín para estudiar el Bachillerato, algunos biógrafos de Galdós manifiestan que en el año 1853 el joven Benito aparecía ya matriculado como alumno externo de Secundaria en este colegio fundado en 1845 por iniciativa del Gabinete Literario, gracias al mecenazgo de muchos ciudadanos ilustres de Las Palmas, pero que no tuvo reconocimiento oficial hasta 1852. Un año antes, el colegio toma el nombre de San Agustín, del extinguido convento agustino, que fue bendecido en Vegueta el año 1664 y desamortizado en 1836. Antonio López Botas, su primer director, dirigió personalmente la remodelación del antiguo convento para adaptarlo a la actividad colegial.

El San Agustín fue un centro privado con sólidos principios morales y un fuerte sentido de la disciplina, aunque con un ideario bastante avanzado para su época al estar imbuido de las ideas de algunos liberales como Graciliano Afonso que, tras su vuelta del exilio, se incorporaron a la plantilla docente del centro. En sus aulas se formaron varias generaciones de hombres que, posteriormente, serían personalidades muy influyentes en las disciplinas más diversas, como fue el caso de Benito Pérez Galdós y sus compañeros, y amigos de toda la vida, Fernando León y Castilllo, Nicolás Estévanez, Juan Sall, Juan y Andrés Navarro y Fernando Inglott.