9. La hija, María Pérez Galdós Cobián

Foto de María, dedicada a su padre.

Galdós fue consecuente con su decisión de no casarse nunca. Pero ello no fue obstáculo para tener una hija, fruto de su relación con Lorenza Cobián. María Pérez Galdós, nacida el 12 de enero de 1891, no vivió nunca bajo el mismo techo que su padre, aunque este se ocupó siempre de ella pagándole, además, su estancia en la Asociación para la enseñanza de la Mujer, un colegio laico donde acudían las hijas de algunos políticos republicanos. Cuando su madre no estuvo en condiciones mentales de atenderla y tras su trágica muerte, suicidándose en Madrid en 1906, María pasó a vivir con su tía Dolores y fue reconocida por Don Benito como su única heredera universal.

En 1910 se casó muy joven, tenía solo 19 años, con Juan Verde. El matrimonio dio cuatro nietos a Don Benito: Lorenzo, que murió a los 11 años de edad por una pulmonía; y una niña que falleció recién nacida. Sobrevivieron a la mortandad infantil Rafael, nacido el 24 de octubre de 1913 y, el pequeño Benito. A partir de 1910 María empezó a estar más presente en la vida de Don Benito, hasta el punto de que tanto ella como su marido, Juan Verde, lo acompañaban en el momento de su muerte, ocurrida en Madrid el 4 de enero de 1920.