3. Los padres

Padre y madre

Don Sebastián Pérez Macías (1784-1871) comenzó su carrera militar a los veintitrés años cuando, siendo estudiante, el Cabildo le concedió la graduación de subteniente para formar parte del batallón de los Granaderos de Gran Canaria que, el 5 de abril de 1809, zarpó rumbo a Cádiz en una flotilla de cinco barcos para luchar en la Guerra de la Independencia contra los franceses. Le acompañaba en esta expedición su hermano Domingo, como capellán del batallón, que dejó escrito un Diario que seguramente leería Pérez Galdós y que posiblemente fue, junto con las aventuras muchas veces contadas por su padre, lo que le motivó a escribir los Episodios Nacionales, que tantos éxitos editoriales le dieron a Benito Pérez Galdós.

Cuando don Sebastián se casó con María de los Dolores Galdós y Medina (1800-1887), ya tenía en propiedad la finca de Los Lirios en el Monte Lentiscal, que el Ayuntamiento le concedió como recompensa por su participación en la «guerra contra el francés» y una casa en la calle del Cano, en el barrio de Triana de Las Palmas, donde el matrimonio se instaló y empezó a formar su numerosa familia.

Años más tarde, Galdós se acordaría de su abuelo “inquisidor” y dejó escrito en las Memorias de un desmemoriado:  «Yo fui el menor de los diez hijos que tuvieron. ¡Ah! Diga usted que mi abuelo materno era secretario del Tribunal de la Santa Inquisición, existente entonces. Eso es muy interesante: ¡llevo sangre de inquisidores!»