5. Los «niños de La Laguna» y el Gabinete Literario

Una de las primeras fotos del Teatro Cairasco (1864).

Una de las primeras fotos del Teatro Cairasco (1864). El Gabinete Literario se había instalado en el ala de poniente del primer piso del teatro.

La mañana del 24 de junio de 1478, Juan Rejón funda la Villa Real de las Tres Palmas en un frondoso palmeral de la vegueta. Después del saqueo e incendio, tras el ataque de Van der Does en 1599, se reconstruyó la ciudad del desastre y se amplió la fortificación de los dos únicos barrios existentes por aquel entonces: Vegueta y Triana.

Hasta mediados del siglo XIX, Las Palmas se mantiene encerrada en sus maltrechas e inútiles murallas sin experimentar grandes cambios hasta que un grupo de jóvenes grancanarios conocido como «los niños de La Laguna», formado por estudiantes de jurisprudencia en aquella Universidad, al volver a Gran Canaria tomaron conciencia del gran retraso que sufría esta isla, carente de instalaciones educativas, culturales, de ocio y de protagonismo político… y decidieron organizarse creando el Gabinete Literario en 1844, un año después del nacimiento de Benito Pérez Galdós.

«Los niños de la Laguna» fueron los iniciadores de este movimiento político, social, cultural y económico, impulsando desde el Gabinete Literario los grandes proyectos que tuvieron como consecuencia el desarrollo y despegue definitivo de una ciudad que llevaba tres siglos anclada en el pasado.

Instalado en una de las alas del edificio del Teatro Cairasco, el primer coliseo que tuvo la ciudad, el Gabinete debe su nombre a una norma ejemplar por la que los aspirantes a socios debían aportar como cuota de entrada un libro para la biblioteca de esta institución, que cuenta en la actualidad con más de quince mil ejemplares de una gran valía. En ella está depositado actualmente el último retrato al óleo que le hizo Juan Carló en Madrid, en 1918, por encargo de esta institución.