6. La casa del puerto

La casa de los Pérez Galdós, junto al castillo de Santa Catalina en la carretera del Puerto hacia 1894.

Esta sería la tercera vivienda que la familia Pérez Galdós tuvo en Las Palmas. Se encontraba situada en la nueva carretera que salía desde el parque de San Telmo y terminada en el muelle de La Luz. En esta casa permanecería bastante tiempo Don Benito la última vez que vino a Las Palmas en 1894, cuando ya era una celebridad universal. Así lo cuenta Manuel Herrera Hernández: «Se esperaba que el vaporPío IX llegara al Puerto de la Luz en las primeras horas del jueves día 18 y se organizaba un recibimiento entusiasta. Por esto el día 16 de octubre el alcalde Felipe Massieu y Falcón publicó una alocución a los habitantes de Las Palmas en la que decía que “después de una ausencia prolongada por más de veinte años, habremos de sentir muy en breve intenso júbilo al ver en el querido suelo natal a nuestro conciudadano el ilustre Don Benito Pérez Galdós…”.

Al poner el pie en tierra resonaron generales aplausos y algunos gritos entusiastas de ¡viva Galdós!, ¡viva el príncipe de las letras patrias! Desde la escalinata del muelle hasta el lugar donde se hallaba situado el carruaje, Galdós fue aclamado y cumplimentado por las distintas comisiones y corporaciones. Ocupó después un carruaje acompañado de su hermano Ignacio Pérez Galdós, del alcalde y del delegado del Gobierno siguiendo una larga fila de coches hasta la casa de recreo que la familia de Galdós poseía en Santa Catalina».

Durante esa visita, el Ayuntamiento dispuso colocar solemnemente una placa conmemorativa en la casa natal del insigne escritor, que era otra, la de la calle del Cano en el barrio de Triana.