14. Santander, la tercera ciudad elegida para el descanso

San Quintín

San Quintín, la casa de Benito Pérez Galdós en Santander

Galdós llegó a Santander por primera vez en el verano de 1871, atraído por la lectura de las obras de José María Pereda, en especial sus Escenas Montañesas. Venía acompañado de su hermana Concha y su cuñada Magdalena Hurtado de Mendoza. Su posterior amistad con el escritor montañés fue proverbial para que continuara yendo cada año de veraneo y para que se hiciera allí la única casa propia que tuvo en toda su vida. También influyó en esta decisión el nombramiento de su hermano Ignacio como gobernador militar de Santander en 1879.

Según Benito Madariaga, «Santander le puso en contacto con el mar, añorado desde su salida de Las Palmas, le permitió realizar sus viajes por mar a otros puertos europeos y conocer las provincias limítrofes en las que también recogió documentación para los Episodios Nacionales […] En el verano de 1872 inició con Trafalgar los Episodios Nacionales en Santander y en 1917 se despidió de la ciudad preparando las notas de Santa Juana de Castilla. También participó en esta ciudad en actos políticos como miembro destacado de la coalición republicano-socialista.

Las Palmas fue su origen y la ciudad que incubó su pensamiento, en Madrid se desarrolló y se hizo nacional, y Santander constituyó su cuartel de verano, donde se puso otra vez en relación con el mar».