5. Benito Pérez, pintor

Caballo en libertad. Dibujo juvenil de Benito Pérez Galdós. Familia Pérez Galdós.

«Caballo en libertad». Dibujo juvenil de Benito Pérez Galdós. Familia Pérez Galdós.

Este epígrafe lo hemos introducido con la imagen de un caballo árabe. Sobre este dibujo comenta Rafael de Mesa en su libro Don Benito Pérez Galdós, su familia, sus mocedades, su senectud, publicado en 1920:

«Recuerdo oír contar a mi buen padre [D. Diego Mesa de León, que fue director del Colegio San Agustín tras D. Antonio López Botas], que Benito era mal estudiante. No era travieso sino, al contrario, muy dócil. Pero no había medio de que estudiase. En los cuadernos en que diariamente se anotaban las penas que se imponía a los niños, aparece a menudo penado durante media hora “D. Benito Pérez Galdós, por inquieto”.

La inquietud de D. Benito no era la material del niño turbulento, sino la espiritual: todo había de observarlo y estudiarlo, todo, menos el libro de texto, el odiado e indigesto libro de texto.

Mi padre –continúa Rafael de Mesa– conservó dibujos, planas de escritura y otros muchos recuerdos suyos, distinguiéndose entre ellos un precioso dibujo original representando un caballo árabe en libertad, el cual tengo la dicha de conservar respetuosamente».

En Santander, a Galdós le gustaba competir con su amigo Don Antonio Maura, presidente del Gobierno de España en diferentes ocasiones, a ver quien conseguía las mejores acuarelas. De allí llegó a la Casa-Museo un pandero ilustrado por Don Benito, así como su paleta de pintor.

En la Casa-Museo podemos ver expuestas algunas de las pinturas de Galdós en diferentes etapas de su vida, como los paisajes del norte de Gran Canaria y del Teide en Tenerife.