Recuperación y restauración del patrimonio natural: no dejes tu huella – Jameos Digital nº8

Luz María Duque Dorta
CEIP El Quintero

Nuestro medio natural se ha visto alterado en los últimos años por la moda de apilar piedras en cualquier espacio, protegido o no. Esta costumbre tiene importantes consecuencias en nuestros paisajes, en nuestros ecosistemas y en la ecología de los mismos. El propio territorio es en sí un recurso educativo de gran valor, pudiendo fomentar la participación del alumnado a través de experiencias directas en el medio, haciéndolos reflexionar sobre esta problemática y la búsqueda de soluciones. Este artículo pretende dar a conocer las experiencias realizadas de intervención en el territorio, recuperando y restaurando el patrimonio natural.

Nace la Patrulla Antimonturros

Así se denomina la tropa que interviene implacablemente en nuestro entorno dañado. Niños y niñas de 8 años acometen acciones encaminadas a lograr la toma de conciencia de la población, así como restaurar algunos espacios significativos de la isla. En esta campaña se han implicado también las familias, que nos acompañan en las campañas de intervención.

La importancia de intervenir en el medio

Esta propuesta parte de la necesidad de articular un engranaje de intervenciones en el espacio natural destruido, deteriorado o alterado. Consiste en un proyecto de carácter interdisciplinar mediante el cual se pone en valor las señas de identidad, el patrimonio en todas sus acepciones y, sobre todo, el entorno natural y cultural. Se pone en práctica como un proyecto de aula cuya finalidad consiste principalmente en la recuperación del patrimonio natural, amparándose en lo recogido en la Ley Canaria de Educación que establece en su artículo 5.2.m: Fomentar el conocimiento, el respeto y la valoración del patrimonio cultural y natural de Canarias desde una perspectiva de creación de una convivencia más armoniosa entre la ciudadanía y el entorno.


Esta propuesta parte de la necesidad de articular un engranaje de intervenciones en el espacio natural destruido, deteriorado o alterado.

¿Moda o arte?

En Lanzarote esta moda/¿arte? se ha hecho extensiva a zonas de costa, a espacios protegidos, a yacimientos arqueológicos, a calderas volcánicas, a terrenos de cultivo en barbecho, en cauces de barrancos, etc. Todo nuestro territorio insular se ve afectado por esta moda de nefastas consecuencias para el medio.

Teniendo en cuenta que el propio medio nos ofrece la posibilidad de aprovecharlo como recurso didáctico, el patrimonio natural se convierte así en un elemento articulador de los procesos de identidad cultural y el entorno al cual se pertenece.

El desarrollo de capacidades cognitivas y de actitudes, valores y normas contribuirán a la construcción de la autonomía moral del alumnado, a potenciar el espíritu crítico, el respeto a la diversidad cultural, a fomentar el trabajo en equipo, a interpretar los referentes identitarios, a impulsar el pensamiento basado en la tolerancia, el respeto y cuidado medioambiental y, sobre todo, a desarrollar la capacidad de observación, de análisis y de comparación.

Qué se pretende conseguir

Identificar, conocer, divulgar, valorar, cuidar y fomentar el uso y disfrute del patrimonio histórico, natural, social y cultural.

No consiste únicamente en restaurar el entorno dañado, sino estudiar los lugares exactos, sus características y su repercusión, analizando aspectos históricos y culturales: calderas volcánicas, enclaves arqueológicos, etc. De ahí la importancia de:

1. Valorar el papel de Lanzarote como reserva de la biosfera.
2. Reconocer el impacto medioambiental y el deterioro de los espacios debido a la intervención humana.
3. Reconocer la importancia del patrimonio natural y de la diversidad biológica.
4. Intervenir en el territorio degradado o destruido y proceder a su recuperación y restauración.
5. Desarrollar el trabajo en equipo en acciones comunitarias y por el bien común.
6. Ser capaz de proponer soluciones adaptadas al entorno inmediato y adoptar medidas individuales y colectivas para limitar el impacto paisajístico y medioambiental.
7. Concienciar acerca de la repercusión medioambiental de la moda de los apilamientos de piedras y la realización de formas hechas con piedras en el espacio natural.
8. Promover que el alumnado tenga un papel activo en la lucha contra los factores que destruyen el medio.
9. Desarrollar el espíritu crítico y la conciencia social y comunitaria.
10. Favorecer un cambio en el estilo de vida hacia uno más sostenible y respetuoso con el entorno.
11. Investigar y recabar información sobre la problemática de los apilamientos de piedra y sus repercusiones, así como desarrollar actitudes que contribuyan a su solución.


Durante las intervenciones se hace además campaña de limpieza del entorno (plásticos y otros residuos)

Algunas de las actividades que hemos hecho

Partimos de la elaboración de monturros de “piedra” hechos con plastilina y hablamos de su significado, de lo que representa, del impacto visual que supone ver esas construcciones (en piedra) en grandes dimensiones en espacios naturales.

Nos informamos buscando noticias en internet. Las imprimimos, las leemos y las comentamos. Observamos que este hecho se produce en diferentes puntos de las islas y del mundo entero. Las tenemos visibles en la clase.

Preparamos una presentación para dar a conocer nuestro proyecto. Empezamos a movernos buscando zonas de la isla donde podamos encontrar apilamientos o formas geométricas y/o letras formadas con piedras del entorno. Las localizamos en un mapa. Investigamos en Google Earth. Encontramos muchos lugares de la isla afectados por esta moda.

Encargamos nuestras camisetas personalizadas con el logo y el mensaje “Mírame y no me toques: no dejes tu huella”. Comenzamos a actuar restaurando la playa de Jable Chico en Órzola, donde encontramos una gran espiral de piedras que abarca casi todo el espacio de la playa. Contamos con la colaboración de las familias y de la Asociación Cultural Pueblo Maho.

Después de esta intervención, la patrulla ofreció algunas charlas en centros de secundaria a alumnado de 1º y 2º de E.S.O. del I.E.S. San Bartolomé y en el I.E.S. Playa Honda a alumnado de 4º de E.S.O. Conjuntamente con el I.E.S. San Bartolomé se lleva a cabo una intervención en Montaña Roja, en Playa Blanca. También se han impartido charlas en nuestro centro a todos los grupos, desde infantil hasta sexto de primaria.

Se ha dado difusión al proyecto a través de un vídeo elaborado para hacer reflexionar sobre esta problemática, en el que se exponen las consecuencias de estas intervenciones, y que ha sido traducido a varios idiomas.

Cuál es el procedimiento

Una vez localizado el lugar en el que se va a realizar la intervención, procedemos a comunicarlo al Cabildo Insular y al Seprona, así como al Ayuntamiento afectado si fuera necesario, y solicitar los permisos adecuados.

Las medidas de protección son un requisito imprescindible: guantes principalmente. Otras medidas: gorra, agua, crema solar. Durante las intervenciones se hace además campaña de limpieza del entorno (plásticos y otros residuos).


No consiste únicamente en restaurar el entorno dañado, sino estudiar los lugares exactos, sus características y su repercusión, analizando aspectos históricos y culturales: calderas volcánicas, enclaves arqueológicos, etc.

La importancia de este trabajo

Este trabajo muestra la concreción del patrimonio en el currículo y, desde un enfoque interdisciplinar, se lleva a cabo una propuesta metodológica donde intervienen numerosos factores que estimulan el proceso de enseñanza-aprendizaje. El fin último de esta propuesta es alcanzar las competencias clave. La premisa de partida de este trabajo defiende la inclusión del patrimonio en el contexto curricular de las Ciencias Sociales y Naturales, independientemente de abordarlo desde otras áreas del currículo. Esto supone que el patrimonio y, por consiguiente, sus elementos naturales y culturales, pertenecen al ámbito de estudio del paisaje.

Se expone la elaboración de un proyecto educativo interdisciplinar con un enfoque constructivista. Las bases de este proyecto radican en el conocimiento del territorio y en las nociones psicopedagógicas que promuevan conocimientos significativos y amplíen los referentes para alcanzar una valoración crítica sobre el patrimonio. El alumnado busca información, la analiza, la compara, la contrasta… y va construyendo el conocimiento con significado real y vivencial, de tal forma que los niños y las niñas sean capaces de transferir los conocimientos adquiridos a nuevas situaciones y contextos, sean capaces de reorganizar su pensamiento y descubrir nuevas habilidades y aprendizajes, así como lograr una correcta incorporación a la sociedad.

Anclaje curricular. Objetivos y competencias

1. Obtener información sobre hechos y fenómenos sociales a partir de la lectura de textos y la formulación de preguntas, expresando sus opiniones y exponiendo sus conclusiones de forma oral.
2. Reconocer los diferentes ecosistemas con la finalidad de adoptar modos de comportamiento que favorezcan su cuidado.
3. Describir la importancia de las rocas y los minerales y valorar el agua como recurso imprescindible para la vida en el planeta, favoreciendo actitudes y comportamientos de respeto, cuidado y conservación del medioambiente en general.
4. Reconocer y valorar elementos representativos del pasado en el entorno local e insular como testimonios indicativos de las formas de vida de otras épocas y explicar la importancia de su conservación.
5. Participar en situaciones de comunicación oral aplicando estrategias para hablar en público.

Las competencias trabajadas son:

  • Comunicación lingüística: desarrollo de situaciones comunicativas como instrumento de socialización y desarrollo de destrezas.
  • Aprender a aprender: el alumnado es protagonista del proceso y del resultado de su aprendizaje.
  • Social y cívica: se relaciona con el bienestar personal y colectivo, manifestando interés en resolver los problemas que afectan a la comunidad.
  • Sentido de iniciativa y espíritu emprendedor: capacidad de planificar, organizar, gestionar y tomar decisiones en la resolución de problemas, así como el desarrollo del sentido crítico y de la responsabilidad.
  • Conciencia y expresiones culturales: apreciar las manifestaciones culturales y la conservación del patrimonio.

Conclusiones

Hemos logrado una toma de conciencia generalizada: otros centros han pedido nuestra colaboración, nos han hecho diferentes entrevistas de prensa escrita, radio y televisión. Nuestras intervenciones han aparecido en distintos medios y también redes sociales que han hecho eco de nuestras hazañas. Hemos dado visibilidad a un hecho que muchos confunden con arte, pero no es arte aquello que deteriora el territorio y altera sus ecosistemas. No es arte si para conseguirlo se requiere de la destrucción parcial o total del espacio. Estos niñas y niñas se han motivado intentando devolver al territorio su apariencia original, poniéndolo en valor por la belleza que tiene en sí mismo, sin alteraciones. Han tomado conciencia de que arte no es solo lo que se plasma gráficamente o de manera plástica, arte es aquello que defiende también los valores medioambientales. Lanzarote ya es una obra de arte en sí misma.

La naturaleza nos ha dado el esplendor de la vida y, como espléndida madre, tenemos el deber de protegerla de todo peligro, por ser dependientes de ella misma. (César Manrique, 1992)

BIBLIOGRAFIA

[PDF Recuperación y restauración del patrimonio natural: no dejes tu huella – Jameos Digital nº8]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.