eco escuela 2.0 | Acceder

IMPLICACIÓN DIRECTA DE LA FAMILIA EN EL PROCESO DE ENSEÑANZA APRENDIZAJE A TRAVÉS DE LOS TALLERES


Un poco de historia Tras la implantación de la LOGSE y establecido el Currículo de Educación Infantil donde se sugiere una participación  más directa de la familia, en el curso 93 – 94, se planteó la idea en el Equipo docente de Educación Infantil del Colegia “La Goleta” de Arucas junto con la profesora de […]

Autor: «Mª Montserrat Santana Arencibia, Coordinadora del P.I.I.E. “Talleres como medio de aprendizaje” del CEIP “La Goleta”» descargar pdf Descargar pdf. Publicado el Abr 25, 2001 en Opinión (Revista 4) | 0 comentarios

Un poco de historia

Tras la implantación de la LOGSE y establecido el Currículo de Educación Infantil donde se sugiere una participación  más directa de la familia, en el curso 93 – 94, se planteó la idea en el Equipo docente de Educación Infantil del Colegia “La Goleta” de Arucas junto con la profesora de Pedagogía terapéutica, de llevar a cabo talleres en los que pudieran participar los padres.

Los talleres  inicialmente tenían los siguientes objetivos:

–  Implicar más a los padres/madres en las actividades del colegio.

–  Atender aquellas parcelas del currículo de educación infantil que requieren atención más individualizada al alumnado, especialmente los que precisan necesidades educativas especiales.

–  Mejorar las vías de comunicación entre familia y escuela.

En este primer momento el profesorado tuvo que realizar un trabajo de motivación y concienciación de los padres/madres ya que no se creían capaces de impartir los talleres, pero una vez puestos en marcha, la participación y la colaboración fue bastante buena, siendo valorada la experiencia por los/as profesores, alumnos/as y padres/madres, como muy positiva.

Pasados los dos primeros cursos de la puesta en marcha de los talleres, los alumnos/as pasaron a la etapa Primaria, mientras que el profesorado del Centro se veía inmerso en la elaboración del Proyecto Educativo de Centro y el Proyecto Curricular de Centro, siendo pues un momento de reflexión, debate y puesta en marcha de algunas novedades educativas. Es así como surge la posibilidad de impartir los talleres al menos en el Primer ciclo de Primaria, pensando en la continuidad metodológica de los alumnos/as que pasaban de la Etapa Infantil; además se pretendía buscar nuevas posibilidades de impartir contenidos curriculares referidos, sobre todo, a la educación artística.

Se solicitó colaboración de los/as madres, que al principio era bastante poca, haciendo que los grupos fueran muy numerosos y obligando esto a suspenderse las sesiones de talleres en determinados momentos, Ante el planteamiento del profesorado de dejar de impartirlos  surge un rechazo  por parte del alumnado que encuentra los talleres de gran motivación y que satisface una parcela educativa hasta ahora no atendida. Es así que logran animar a sus padres/ madres para la participación en los mismos, consolidándose definitivamente el impartirlos en esta etapa.

Conforme los alumnos/as han ido pasando de ciclo han ido reclamando los talleres, llegado un momento en que se programan los mismos en todo el centro incluyendo al primer ciclo de la ESO que se impartía en ese momento en el colegio. La participación de la familia era cada vez mayor por lo que se podía aspirar a impartir cada vez talleres de mejor calidad cubriendo incluso otras parcelas, no sólo la educación artística (taller de prensa, de educación para el consumo, de juegos, etc.). Paralelamente se iban consiguiendo otros objetivos referidos a la relación y convivencia de todos los componentes de la comunidad educativa.

Llegado este momento, tras cinco años de puesta en marcha de los talleres, observando las variadas posibilidades que daban los mismos, se decide solicitar a la Consejería, en el curso 98 – 99, la aprobación de un Proyecto de Formación de Centro en el que participa el 100% del profesorado, titulado «TALLE­RES COMO MEDIO DE APRENDI­ZAJE» y con el que se pretendía recibir alguna dotación económica para mejorar la calidad de los mis­mos, ya que hasta ahora sólo tenía­mos la aportación del alumnado, que principalmente se empleaba en ma­terial fungible. El P.F.C. fue aproba­do y presentado de nuevo el curso siguiente. En el presente se ha pre­sentado como Proyecto de Innova­ción e Investigación Educativa, por lo que llevamos tres cursos recibien­do dotación económica que efectiva­mente ha posibilitado la mejora de la calidad de los talleres que se imparten.

Reconocimiento de la labor rea­lizada por la familia

Con el presente artículo, más que exponer la experiencia de ta­lleres, lo que se pretende es re­saltar la importancia de la labor realizada por los las padres/ ma­dres a lo largo de estos ocho años, sin la cual no se podrían haber llevado a cabo los talleres. El ri­gor con el que han realizado las distintas actividades, así como el compromiso anual de su asisten­cia han hecho posible los talle­res tal como los tenemos plantea­dos hoy en día.

Se imparten actualmente 46 talleres semanales: Naturaleza, Agua y Arena, Yeso, Bailes, Mú­sica, Modelado, Ensartado, Coci­na, Cuentos, Juegos de mesa, Pintura de telas, Informática, De­coración de pasillos, Móviles, Juegos de patio, Teatro, Títeres, Bisutería, Collage, Sal, Cartón, Elaboración de pinturas, Fotografía, Biblioteca, etc. Algunos como el de informática se dan en todos los ci­clos mientras que otros son especí­ficos de cada ciclo partiendo de los intereses de los niños/as.

La distribución por ciclos y la par­ticipación de los padres en ellos es la siguiente:

–  En Educación Infantil se imparten 16 talleres, colaboran­do en ellos 29 padres/madres.

–  En Primer ciclo de P. se im­parten 10 talleres con la colabo­ración de 17 padres / madres.

–  En Segundo ciclo de P. se imparten 9 talleres y colaboran 4 padres/ madres.

–  En el Tercer ciclo de P. se imparten 11 talleres y colaboran 11 padres/ madres.

En total son 25 los talleres im­partidos exclusivamente por los pa­dres/madres (normalmente dos por cada taller) y el resto colabora en talleres con algún profesor.

Además se hacen sesiones de ta­lleres, que llamamos monográficos o extraordinarios, en tres momentos del curso: Navidad, Carnaval y Fies­ta de Canarias. En estas ocasiones contamos además con la colabora­ción esporádica de algunos padres/ madres que por diversas razones no pueden participar en los talleres or­dinarios o semanales.

La participación de los padres/ madres en los talleres conlleva las siguientes actuaciones:

–  Reuniones con el equipo do­cente de cada ciclo para la pro­gramación, organización, puesta en marcha, revisión – evaluación del proceso, toma de decisiones, resolución de problemas, etc.

–  Compra y preparación de los materiales necesarios para cada sesión de taller.

–  Registro de las sesiones y evaluación de la participación del alumnado en las mismas (esto se hace en algunos ciclos por medio de un cuaderno diario don­de se especifican las incidencias de cada sesión y el nivel de con­secución de los objetivos por par­te del alumnado).

–  Recogida y transmisión de las aportaciones y sugerencias del alumnado en cada sesión y en momentos puntuales de evaluación.

–  Cabe resaltar también que algunos padres/madres realizan cursos de formación impartidos en el municipio o en el A.M.P.A. del centro con el fin de poder luego aplicar sus conocimientos en las sesiones de talleres con los niños/as.

–  También se ha observado  una creciente autoformación a través de la lectura, adquiriendo conocimientos que pueden aportar mejoras en la aplicación de las sesiones.

–  Participación activa en las sesiones de evaluación de los  talleres, aportando propuestas de mejora en todos los casos.

Cabe destacar además que los talleres han requerido una  continuidad para poder avanzar en todo el proceso, por lo que hay madres que han estado colaborando a lo largo de esto ocho cursos, convirtiéndose en verdaderas especialistas en el tema y realizando además una estupenda  campaña de motivación y  preparación a otras madres e compañeras que se han ido sumando.

Valoración de la experiencia

En la memoria de fin de curso de los ciclos a lo largo estos ocho cursos, siempre ha habido un apartado de valoración de los talleres, siendo esta positiva. Además se destaca de forma muy concreta la importancia de llevar un trabajo conjunto escuela – familia, estableciéndose nuevas vías de comunicación y entendimiento entre ambos sectores que trasciende al resto de la práctica educativa.

Me parece pues necesario dejar patente aquí el agradecimiento al esfuerzo que los padres/madres han realizado a lo largo de estos años y  animar a otros compañeros y compañeras a realizar experiencias en este sentido.

Deja tu comentario