eco escuela 2.0 | Acceder

UNA EXPERIENCIA EN EL AULA: ¿ES POSIBLE TRABAJAR POR PROYECTOS DESDE INFANTIL DE TRES AÑOS?


Desde nuestra experiencia podemos decir que no sólo es posible sino que es una metodología gratificante y motivadora para alcanzar los objetivos y contenidos que planteemos. En años anteriores habíamos trabajado por proyectos en otros niveles de infantil y primaria desde un enfoque constructivista de la educación; al coincidir las tres en el nivel de […]

Autor: «Nélida Caballero Matos, Mª Isabel Ramírez Sánchez, Noelia Reyes Sánchez» Publicado el Abr 14, 2007 en Experiencias (Revista 10) | 0 comentarios


Desde nuestra experiencia podemos decir que no sólo es posible sino que es una metodología gratificante y motivadora para alcanzar los objetivos y contenidos que planteemos. En años anteriores habíamos trabajado por proyectos en otros niveles de infantil y primaria desde un enfoque constructivista de la educación; al coincidir las tres en el nivel de infantil tres años nos entusiasmó la idea de trabajar por proyectos con el alumnado en el tercer trimestre. Decidimos seleccionar el tema de “Los animales” por ser un tema motivador en estas edades y lo suficientemente amplio para abarcar los intereses de los niños y las niñas.

1.- Introducción.
El planteamiento de dejar para el tercer trimestre el trabajo por proyectos surgió con el propósito de darnos tiempo para orientar a las familias y dar a conocer nuestra forma de trabajo, consiguiendo y asegurando de esa manera la implicación de las familias.

2.- Trabajo con el alumnado los dos primeros trimestres.

Desde el primer momento consideramos que el alumnado de tres años se tenía que responsabilizar de su proceso de aprendizaje en la medida de sus posibilidades, trabajando desde el principio ideas que asentarían las bases de su autonomía y responsabilidad, como la puntualidad, las rutinas (cuidar y colocar su material: agenda, vaso, toalla, baby, cojín,…) y conocer y realizar las funciones del/la responsable.

Todo lo que íbamos haciendo lo realizábamos con el alumnado en la asamblea: listados, materiales, adornos, carteles, conceptos,…, haciendo hincapié en que “estaban escribiendo con la cabeza porque estaban pensando” y que las maestras trazábamos las letras hasta que ellos supieran hacerlo, explicándoles y leyéndoles a continuación lo que íbamos haciendo.
En un paso posterior mandamos pequeñas tareas de búsqueda de información con las familias, que tenían en común los siguientes puntos: poner el nombre, fecha, autor/autores, quién me ayudó y las aclaraciones de las familias al dorso o debajo de la producción realizada por el alumno o la alumna. Algunos ejemplos: nombres y productos navideños, partes de la casa, mis cosas preferidas, etc.
Otra actividad motivadora tanto para el alumnado como para las familias fue la elaboración de dos libros de clase: El libro del primer día y El libro de los nombres.

3.- Enganche con las familias e información sobre la metodología de trabajo.
Una vez decidido el tema a investigar, reunimos a las familias y les explicamos en qué consistía “trabajar por proyectos” y las fases del mismo. Organizamos una reunión con todas las familias del nivel de tres años, haciendo mucho hincapié en la importancia de la misma para el futuro proceso de aprendizaje de sus hijos/as.
En dicha reunión entregamos la ficha-guía como borrador y ayuda para la investigación explicándoles que posteriormente el alumnado llevaría a casa la que tenía que cumplimentar.

4.- Fases del proyecto.

  • IDEAS PREVIAS.

a) Dado que son alumnos/as de tres años, propusimos el tema de los animales por el interés que se observaba en ellos por ese tema. Preguntamos a los niños y niñas qué les gustaría aprender de los animales y qué animal les gusta más.
b) Hablamos en la asamblea sobre diferentes tipos de animales, lo que nos ayudaba a realizar una evaluación inicial sobre los conocimientos previos.
c) En clase trabajamos las diferencias que existen entre un mamífero, un ave y un pez. Ésta fue la clasificación que usamos para las exposiciones debido a su sencillez, lo que les ayudaba en su investigación personal.

  • ELECCIÓN DEL ANIMAL POR PARTE DEL ALUMNADO.

    En la asamblea que realizamos diariamente le pedimos al alumnado que nos dijeran animales y cuando tuvimos una lista lo suficientemente grande para que cada uno eligiera un animal, cada alumno/a eligió el animal que deseaba investigar.

  • FASE DE INVESTIGACIÓN Y ELABORACIÓN.

    La fase de investigación y elaboración comienza cuando realizamos un calendario donde reflejamos el día que le toca exponer a cada uno de nuestros alumnos. Este calendario se le hace conocer a las familias, colocándolo en el corcho donde normalmente colocamos la información relacionada con nuestras tutorías y grapándoselo en la agenda escolar que era un recurso fundamental de aprendizaje y comunicación familia-escuela. Esto permite que las familias vayan planificando con su hijo/a el tiempo que van a dedicar a la investigación y a la práctica para el día de la exposición. Además también se lo damos a nuestro alumnado haciendo hincapié en lo importante que es traer el trabajo el día señalado en el calendario, fomentando con ello la responsabilidad en nuestros/as alumnos/as.

    Posteriormente a la reunión de familias que comentaremos en el siguiente apartado, se les entrega una ficha-guía que ya tienen las familias que les sirva para recopilar la información básica que deben traer el día de su exposición. Esa ficha debe ser escrita por el alumnado, copiando la información con la ayuda de su familia. En ella recogíamos los siguientes aspectos: nombre del animal, clasificación, de dónde nacía, descripción física del animal (si tenía pelo, plumas, escamas, pico, número de patas, etc.), qué comía y dónde vivía. Al final de la ficha realizaban el dibujo.

  • EXPOSICIÓN.

    Una vez realizadas las rutinas del aula, el alumno al que le tocaba exponer se colocaba en el centro de la asamblea y comenzaba a exponer la información que tenía sobre el animal que le había tocado. Para ello se ayudaba de la ficha-guía de investigación realizada en casa y de los materiales que había elaborado para facilitar su exposición.
    Nos llevamos una grata sorpresa al comprobar la variedad y creatividad en los materiales utilizados. Entre ellos se encuentran: maquetas, vídeos, juguetes, cassettes, animales reales, fotos, cuentos y murales.
    Durante la exposición enseñan los materiales que han traído y permiten que sus compañeros/as manipulen los mismos, fomentando en todo momento el respeto y cuidado por el material ajeno. Además resuelven algunas dudas que surjan durante la exposición.

  • AUTOEVALUACIÓN Y VALORACIÓN DEL GRUPO.

    Terminada la exposición le preguntábamos cómo creía que le había salido, si la había trabajado mucho, quién le había ayudado y si había respondido a las preguntas bases o había aportado mayor información. De esta forma el alumno/a reflexionaba sobre su trabajo consiguiendo con ello que se autoevaluara, todo ello bajo la supervisión y corrección puntual de la tutora.
    El grupo clase realizaba a continuación una valoración resaltando los siguientes aspectos: si les había gustado, si habían aprendido algo nuevo, si había mirado al grupo mientras exponía y si hablaba claro y se le escuchaba bien, si había sido responsable al exponer el día señalado, si había necesitado ayuda de la tutora para exponer, la calidad de los materiales, si había recibido mucha o poco ayuda y si la ficha guía la había escrito él/ella.

    Como forma de evaluar la asimilación de contenidos, entregábamos una ficha elaborada por las maestras de cada animal de las exposiciones, dónde dibujaban y escribían lo que más les había gustado de la exposición.

5.- Ejemplos.

LA GAVIOTA

Clara expuso la gaviota. Empezó su exposición con un cuento que elaboró con sus padres. En él se detallaban todos los aspectos que se iban a trabajar del animal: forma de vida, plumas, partes, forma de reproducción, alimentación, nidos, etc. (ver algunos ejemplos en las fotos).  Después nos puso una grabación que había hecho el fin de semana con sus padres en la playa para escuchar el sonido de las gaviotas. Por último, nos mostró la gaviota tridimensional con un pez en el pico que realizó con pasta de papel para que sus compañeros y compañeras pudieran acercarse y tocarla.

El ELEFANTE  

Víctor expuso El ELEFANTE. Como se puede comprobar en la foto, hizo con su madre un elefante de 5 metros, porque cuando investigó averiguó que eso era lo que medían los elefantes en realidad. Trabajó las medidas, las distintas texturas, las características del animal, y muchas cosas más. Además trajo un elefante que lo tocabas y barritaba. Fue capaz de explicar los 5 metros de trabajo, habiéndolo preparado muy bien en casa.

El PEZ

Gabriela expuso el pez. Su exposición fue totalmente manipulativa. Fue con su madre a la pescadería y compró dos pescados. Explicó a sus compañeros y compañeras todas las partes del pez: escamas, cabeza, cola, espinazo, huevas, etc. También sus características, forma de vida y reproducción para lo cual elaboró una pecera. Mostró las distintas texturas, hizo que todos tocaran un pescado cerrado y otro abierto, el espinazo, las escamas y las huevas. El alumnado disfrutó tanto de su exposición y se valoró tan positivamente que volvió a exponer su trabajo para el resto del nivel.

Autoras del artículo:

  • Nélida Caballero Matos
  • Mª Isabel Ramírez Sánchez
  • Noelia Reyes Sánchez

Deja tu comentario