30 DE ENERO

DÍA ESCOLAR DE LA NO VIOLENCIA Y LA PAZ

 

Tal y como indica el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF),  la educación en y para la tolerancia, la solidaridad, la concordia, el respeto a los Derechos Humanos, la no-violencia y la paz son motivos para recordar especialmente el 30 de enero, al celebrar el aniversario de la muerte del Mahatma Gandhi (India, 1869-1948), líder pacifista que defendió y promovió la no violencia y la resistencia pacífica frente a la injusticia y que fue asesinado por defender estas ideas.

En este día, los centros educativos se comprometen como defensores de la paz y entendimiento entre personas de distinta procedencia y modos de pensar, compromiso mantenido a lo largo de todo el curso escolar, al ser uno de los objetivos principales de nuestro centro educativo.

¿Qué podemos aprender del Día de la Paz?

 Una educación inspirada en una cultura de no violencia y paz permite a nuestro alumnado adquirir conocimientos, actitudes y competencias que refuercen su desarrollo como ciudadanos globales críticos y comprometidos con sus derechos y los de otras personas.

Tal y como indica UNICEF, en educación infantil, este día especialmente se fomenta:

  • La importancia de vivir en un entorno de paz y el daño que produce la violencia.
  • Emociones relacionadas con la paz: alegría, amor, tranquilidad.
  • Emociones relacionadas con la violencia: ira, miedo, sufrimiento.
  • Interés por contribuir a un entorno pacífico.
  • Preocupación por los sentimientos de los demás, desarrollo de empatía.
  • Respeto por los demás.
  • La paz como algo que existe si nosotros la construimos.
  • Capacidad para expresar la propia frustración sin recurrir a la violencia.
  • Disposición a pedir ayuda en caso de conflicto.
  • Habilidad para relacionarse de manera no violenta.

En educación primaria:

  • Las guerras: causas, desarrollo y consecuencias.
  • Los conflictos en nuestro entorno cercano: parecidos y diferencias con las guerras.
  • Conceptos: poder, víctima, reconciliación, represalia.
  • Recuperación y reconstrucción: posibilidades y límites.
  • Motivación por participar en procesos de resolución pacífica de conflictos.
  • Tolerancia hacia las manifestaciones emocionales de otros, aunque no las compartamos.
  • Respeto y empatía hacia las víctimas de la violencia, aunque no compartamos sus circunstancias ni sus opiniones.
  • Disposición a utilizar los cauces y procedimientos a nuestro alcance para proteger a víctimas de la violencia.
  • Habilidades de resolución de conflictos.
  • Capacidad para mediar en los conflictos de otras personas.
  • Autorregulación, control emocional en los conflictos que nos afectan.
  • Capacidad para distinguir entre conflicto y violencia.
  • Movilización por el derecho a la protección de otros niños y niñas.

Todo ello es trabajado diariamente de forma transversal en las distintas áreas del centro educativo, en todos los niveles de las etapas de infantil y primaria, si bien en un día tan señalado, diversas acciones formativas realizadas en el centro ocuparon gran parte de la jornada. El alumnado del centro ha querido compartir este mural con ustedes para dejar constancia del compromiso adquirido para fomentar la cultura de la paz a nuestro alrededor, aunque el clima de estos días ha hecho estragos y no aparecen todos los que hicieron el mural.