SALTO DEL PASTOR

TALLER DE SALTO DEL PASTOR

Hoy el alumnado ha participado en un taller de salto del pastor. Una actividad complementaria desarrollada desde el área de educación física y enmarcada dentro del programa de Juegos y Deportes Autóctonos promovido por el Cabildo Insular de Tenerife.

El salto del pastor, o brinco canario, se practica a modo de juego o exhibición en todo el Archipiélago Canario y es completamente necesario el uso de un palo. Este palo de madera, normalmente hecho de pino canario (Pinus canariensis) se ensancha en la parte inferior, donde está la punta metálica, llamada regatón, que se utiliza para clavarlo en el terreno. Esta herramienta recibe diferentes nombres según la isla, así en Gran Canaria se la conoce como garrote, en Fuerteventura y Lanzarote, lata, y en la provincia de Santa Cruz de Tenerife, lanza o astia. En cuanto a las medidas, son más largos los que se utilizan en las cumbres y más cortos los de las costas, entre 2 y 4 m, dependiendo de la altura de los barrancos y riscos que se quiera subir o bajar.

La medida del regatón varía en función de la longitud del palo, entre 14 y 38 cm. Existen multitud de técnicas o mañas para realizar el salto, es muy importante la posición de las manos. La maña más frecuente es la de deslizarse por el palo, primero, apuntar para clavar el regatón en un punto, colocar las manos, una en la parte superior agarrándolo y otra con la palma hacia arriba, y, finalmente, dejarse deslizar por el palo hasta llegar al suelo. La separación dependerá de la técnica que se vaya a realizar pero la que se queda por debajo no se puede doblar, mientras que la de arriba debe estar flexionada. El saltador se puede colocar detrás del garrote, lo que se conoce como a pies juntos o a plomo, o a un lado, de banda, y una vez vaya a aterrizar tener las piernas bien flexionadas para no hacerse daño.