Actividades para la celebración del día de Canarias

Este año  el día de Canarias se ha celebrado con las limitaciones que la pandemia. A pesar de las dificultades, quiero felicitar a todo el profesorado, por su compromiso y entrega para conseguir que sea una semana especial y diferente. Si valoramos la semana, a continuación van a comprobar que se han realizado muchas actividades, variadas y divertidas. Iniciemos el repaso.

ENTREGA DEL ALIMENTO RECOGIDO PARA EL BANCO DE ALIMENTOS

Carta de agradecimiento por participar en la Campaña de recogida de alimentos

DÍA DE CANARIAS EN EL DEPARTAMENTO DE MÚSICA

El Departamento de Música ha celebrado un especial Día de Canarias con un proyecto cultural dedicado a una de las islas con más acervo cultural del archipiélago: El Hierro. Coincidiendo con el año en que debía celebrarse la LXX edición de la Bajada de la Virgen de Las Nieves, pospuesta para 2025, nos hemos centrado en el rico folclore musical de la isla del Meridiano, interpretando algunos de sus más conocidos géneros y elaborando un vídeo con las actuaciones del alumnado. ¡Feliz Día de Canarias!

DÍA DE CANARIAS EN LAS AULAS ENCLAVE

TALLERES REALIZADOS EN LAS AULAS

El alumnado ha realizado pintaderas con barro y con material reciclado, figuras de fauna de canarias, cerámica y decoración de tejas.

VISITA DE LA ASOCIACIÓN DE BARQUILLOS DE GRAN CANARIA

Gracias a la colaboración del Ayuntamiento de Agaete, la Asociación de barquillos de Gran Canaria nos mostró las artes de navegación tradicional en Gran Canaria durante toda la mañana. Pudieron pasar a visitar el barquillo todos los grupos de la ESO, bachillerato y las aulas enclave.

TALLER DE CERÁMICA

Alumnado de diferentes grupos ha estado aprendiendo a realizar piezas típicas canarias de cerámica.

LA PARRANDILLA DE AGAETE

Durante los recreos del martes y el jueves, la parrandilla de Agaete amenizó el descanso del alumnado con sus tonadillas.

CONCURSO DE TRAJES TÍPICOS CANARIOS

El alumnado que vino vestido al centro con trajes típicos canarios obtuvo un reconocimiento y estuvimos realizándonos fotos y visitando a las aulas enclave, que amablemente nos invitaron a un tentempié. Agradezco a la gran cantidad de profesorado que se animó a vestirse con la vestimenta típica canaria. Me gustaría conseguir fotografías del profesorado para subir alguna de ellas o hacer un montaje.

El profesorado se implicó muchísimo y acudió al centro con vestimenta típica canaria. Para muestra, un botón.

LA BISABUELA PRUDENCIA

A Pilar Silvela; a su familia.

Sergio González

La vida en la isla se hizo difícil y las familias tuvimos que emigrar a Cuba. El bisabuelo Francisco Alemán había nacido en Carrizal en 1887, y yo en Arucas en 1882. Si fuimos en el mismo barco, no lo sé; pero nos conocimos en Cuba, en Oriente, provincia de Santiago. Como los dos trabajábamos en los ingenios de azúcar del lugar, era cuestión de tiempo que nos conociéramos. Lo recuerdo muy bien, ¿cómo no me iba a acordar? Fue en uno de los bailes que se hacían en los azucareros. Allí, además de bailar, cantábamos. Pero nos conocimos gracias a los puntos cubanos. Parece que al bisabuelo Francisco lo encandilé con mi hermosa voz, cuando me oyó cantar, que en seguida me respondió:

De dónde salió esa voz

que me da gusto en oírte,

que parece ángel del cielo

que del cielo a cantar viniste.

 

A mí me gustaba aquel mozo y, aunque ya me habían dicho alguna que otra zalamería, fue la sinceridad de aquellas palabras las que me obligaron a responderle. Pienso que fui muy atrevida. Pero es que me parecía que había encontrado al hombre de mi vida y al padre de mis hijos. Así mismo puedo decirlo. ¿Cómo iba a saber yo que Dios se lo iba a llevar tan pronto?

Y le dije:

Yo no soy ángel del cielo

ni del cielo a cantar vine,

que soy criatura humana

y que vine para servirte.

 

Fue así como nos conocimos. Él tuvo que dejar una novia que tenía porque no podía vivir sin mis besos. Se me enamoró hasta las tripas. Y yo también de él. Yo también.

Yo no soy ángel del cielo

ni del cielo a cantar vine,

que soy criatura humana

y que vine para servirte.

 

Al año ya nos habíamos casado. Eso fue en 1914. Y el tiempo fue como una mecha corta encendida que se iba consumiendo. En cuatro años no dejamos de querernos. Ni oportunidad para una discusión, hija. Cómo nos queríamos, Dios mío. Éramos tan felices. Pronto nació Caridad. Luego vinieron Pedro, tu abuelo, y Susana. Pero a la más pequeña, a mi Quica, no llegó a conocerla.

Él se nos fue en 1918. Corría 1923 y otra vez la vida se me hizo dura y decidimos volver a la isla. Las fechas no se olvidan, ¿cómo se me iban a olvidar? Recogimos las pertenencias y nos embarcamos los cinco. Mi padre, Manuel, que Dios lo tenga en su gloria, me acompañó durante el viaje. Y tu bisabuelo se nos quedó allí, en un rinconcito de Cuba.

Con cuatro niños pequeños, había que seguir viviendo. Pude abrir una tiendita en El Hormiguero. La vida no era fácil, pero salíamos adelante.

Pero me quedaba una desgracia más que sufrir. Resultó que Caridad, mi niña bonita, hizo alguna travesura, y la maestra la penó al sol y de rodillas, con los brazos en cruz. La pobrecita cogió una insolación, una calentura que la consumió. Y se fue a acompañar a su papá. Siempre estaba preguntándome por él, fijate. Y digo yo que el destino y Dios querían unirlos pronto en el cielo, para que su papá no estuviera tan solo.

¿Ya te dije lo que me cantó tu bisabuelo? Escucha:

De dónde salió esa voz

que me da gusto e oírte,

que parece ángel del cielo

que del cielo a cantar viniste.

 

¿Cómo iba a saber yo que Dios se lo iba a llevar tan pronto?

Yo no soy ángel del cielo

ni del cielo a cantar vine,

que soy criatura humana

y que vine para servirte.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.