Mª GUADALUPE DE LORENZO- CÁCERES Y TORRES
La primera mujer profesora del IES Lucas Martín Espino

Nuestro instituto puede presumir de ser uno de los centros educativos más antiguos de la isla. A lo largo de más de 50 años, por sus aulas han pasado multitud de personalidades relevantes de la cultura, la ciencia y el arte. Todos y todas han dejado una huella imborrable en nuestra historia y han contribuido a crecer y convertirnos en el centro que somos hoy.
Dña. Mª Guadalupe de Lorenzo-Cáceres y Torres será recordada por ser la primera mujer profesora que formó parte del claustro de nuestro centro. Su labor como docente se inicia en 1932, cuando de la mano del alcalde y primer director del centro, D. Lucas Martín Espino junto a diferentes personalidades de la sociedad local crean lo que sería el primer Centro de Enseñanzas Medias de Icod de los Vinos. Doña Mª Guadalupe formará parte de este primer claustro asumiendo la responsabilidad de las materias de Filosofía y Letras. Ella fue un ejemplo de la incorporación de la mujer a estos cargos durante la primera mitad del siglo XX. Su labor en el centro debió de ser enorme, ya que asumió ella sola las clases en todos los cursos del centro. Posteriormente, comienza su labor como docente en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de La Laguna hasta el año 1947. A partir de esta fecha, Mª Guadalupe abandona la isla y se desplaza con su familia a la Península. En 1995 fallece en Cáceres.
Dña. Mª Guadalupe de Lorenzo-Cáceres y Torres, siendo la segunda de ocho hermanos, creció en una familia donde existía un interés por la cultura y el aprendizaje. Nieta de importantes personalidades intelectuales y culturales de la isla, hizo mella en los nietos que finalizan estudios universitarios y centran su interés en la investigación y la Historia.
Quienes la conocieron hablan de ella como una mujer fuerte, decidida, culta y educada. Fue Mª Guadalupe de Lorenzo-Cáceres y Torres una mujer excepcional, por sus inquietudes y su aptitud y un ejemplo de la valía de las mujeres investigadoras en las universidades españolas del siglo XX.
Su biografía es un reflejo de la lucha que la mujer ha tenido que afrontar para poder desarrollarse profesional y personalmente a lo largo de la historia. Mª Guadalupe como nadie personifica la lucha por la igualdad, que desgraciadamente debió rendirse ante los estereotipos de la época, abandonando su carrera profesional por la familia. Ella nos demostró que ser mujer no puede ser obstáculo para alcanzar las metas personales y profesionales.