Graduación de los estudiantes de bachillerato

Nunca fue tan esperado; nunca fue tan emotivo. Este viernes 13 de mayo se celebró el acto de graduación de la última promoción de bachillerato del Instituto. Tras tres años, desde mayo de 2019, no había tenido lugar este encuentro de tanto valor afectivo y simbólico.

La comunidad escolar se ha volcado en la despedida de una promoción extraordinaria por partida doble: por sus valores, que se demostraron sobradamente en el propio acto donde la colaboración de todos fue sobresaliente; y extraordinaria también porque han padecido durante los dos cursos, 1º y 2º de bachillerato, las restricciones de seguridad COVID, difíciles en general y que en el Centro, especialmente por su contribución, se han aplicado de modo muy riguroso y eficaz.

Dada la cantidad tan alta de estudiantes graduados y la necesidad de mantener todavía algunas medidas de protección como cierta limitación de aforo y ventilación natural cruzada y permanente, el acto se dividió en dos partes: en la primera, que se celebró a las 6 de la tarde, participaron los estudiantes de la modalidad de Ciencias de la Salud y Tecnología; a las 7 -con algo de retraso al final-, los de Humanidades y Ciencias Sociales. Más de una treintena de profesores y unos 180 familiares acompañaron a los graduados.

Intervinieron, con sus palabras, la representación de la AMPA -que una vez más colaboró en la preparación y el desarrollo del acto- y del alumnado del Consejo Escolar, cuatro portavoces del alumnado graduado y los dos tutores y las dos tutoras de los cuatro grupos de 2º de bachillerato, también el Director. La contribución musical correspondió a los hermanos Daniel y Sergio Acosta. 

Además de las palabras habituales de reconocimiento hacia los estudiantes y de agradecimiento de estos últimos a familiares y amigos, personal docente y no docente, también hubo algunas apostillas singulares, sin duda emotivas. Hubo un reconocimiento, expreso, al trabajo desarrollado durante estos dos últimos cursos, en algunos casos con grave riesgo personal y familiar, por parte del personal del Centro, simbolizado en el profesor Elías Calero quien, tras una veintena de cursos en el Instituto, al inicio del próximo se jubila; también hubo una mención especial a la AMPA, a quien el Director hizo entrega simbólica de dos becas (bandas), las correspondientes a las promociones 2018-2020 y 2019-2021, que no es posible ya imponer a los estudiantes conforme a la tradición pues sus actos de graduación no se celebraron. Las becas de esos dos cursos, de modo excepcionalísimo, incorporan al nombre del Instituto,  periodo de promoción y escudo, únicas inscripciones reconocidas, un pequeño símbolo de la COVID-19, recuerdo de la lucha y de la victoria de la comunidad escolar contra la pandemia. Estas dos becas se incorporan, de modo extraordinario y solo para su custodia en el Centro, a la galería de becas que distinguen la historia del Instituto desde su primera promoción graduada en 1979. Más de 6000 estudiantes han obtenido el título de bachillerato desde entonces en el IES Profesor Martín Miranda (El Militar).

 

Luego, lo de siempre, la imposición de becas por parte del Equipo Directivo y la entrega de orlas por el profesorado tutor. Y el júbilo de siempre. O tal vez, un poco más si cabe.

Enhorabuena y mucha suerte