A distinguir me paro las voces de los ecos…

A distinguir me paro las voces de los ecos…”

Machado supo escuchar las palabras de los sabios y distinguió a quién habla por hablar y quién atiende la verdad de la ciencia y la evidencia.

Estos días nos llegan todo tipo de ecos sobre el cambio climático: jóvenes que se manifiestan temiendo por el futuro que nos aguarda, periodistas que los critican porque opinan que en realidad son niños mimados con ganas de notoriedad, negacionistas que niegan la evidencia, alcaldes que relajan las medidas para contaminar menos, porque da más votos o simplemente para ir en contra del mandatario anterior; científicos que hablan de deshielo, subida del nivel de los contaminados mares, fin de algunas especies, activistas que dedican parte de su vida a colaborar con el medio ambiente…

¿A quién escuchamos? ¿Quién cuenta la verdad? Parecen evidentes dos aspectos fundamentales en este tema: en primer lugar,que hay un cambio en el clima y el paisaje que nos rodea y, en segundo lugar, la indiferencia ante él de la mayoría de gobernantes.

Ante esta certeza, solo me queda una postura coherente, además de poética: “…y escucho solamente entre las voces, una”, la de la evidencia científica.

Mercedes Barrera Tabares

Esta entrada fue publicada en Opinión. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta