PANDEMIA – COVID 19 : LO POSITIVO Y NEGATIVO

Pandemia: enfermedad epidémica que se extiende a muchos países o que ataca a casi todos los individuos de una localidad o región.

Siempre se ha dicho que a todo se le puede buscar un lado bueno, incluso a esta pandemia. Llevamos confinados en nuestras casas desde que se decretó el estado de alarma el 14 de Marzo del 2020. De todo cuanto estamos viviendo se están viendo las consecuencias, no sólo en las personas, sino en todo cuanto nos rodea. Es todo una cadena. En principio sacaré a relucir lo que considero “positivo” de toda esta pandemia:

Menos Contaminación: es algo evidente. Este parón a todos los niveles ha hecho que al haber menos tráfico terrestre, marítimo y aéreo, se haya reducido la contaminación prácticamente en todo el planeta. Los cielos están más limpios y se ven los tonos de azules que desde hacía mucho tiempo no se disfrutaban. Aparecen en escena animales invadiendo calles, cielos y océanos porque los humanos nos hemos quedado en casa. Hay aguas limpias y cristalinas en muchos lugares y la flora ahora mismo lo invade todo, abriéndose paso ante la estación.

Tiempo de calidad con la familia: algo de lo más positivo, necesario y valorado de toda esta situación. Salvando las distancias, están siendo como una vacaciones, atípicas, en las que la mayoría de padres e hijos pasan las 24 horas el día juntos. Tenemos tiempo para poder hacer las comidas al mismo tiempo, jugar, charlar, divertirse, aburrirse o no, pero juntos. Afianzar y reafirmar lazos, que por falta de tiempo, no podíamos. Nos hemos conocido un poco más.

Más unidad que nunca: Siempre he oído “La unión hace la fuerza” y en este caso parece cierto. “Quédate en casa”, la frase que más se ha repetido y se nos ha pedido en todo momento.

Aflora la generosidad por todas partes y en todos los ámbitos. Donaciones de alimentos a quienes lo necesitan, vecinos que antes apenas se conocían ahora charlan de balcón a balcón, se hacen recados, están pendientes los unos de los otros…

Solidaridad. Quien sabe coser hace mascarillas y las dona, quien tiene excedente de alimento u otra cosa, lo reparte. Empresas se adaptan a las circunstancias y fabrican respiradores, cuando antes construían piezas para automóviles.

Creatividad: es otro de los rasgos a destacar en toda esta situación. Han salido canciones convirtiéndose en auténticos himnos, iniciativas solidarias de todo tipo (conciertos, deporte…). Se ha fomentado la escritura y la lectura y otras actividades que antes no se nos habría ocurrido hacer.

Valoración de las nuevas tecnologías. Estas han hecho posible a muchos el seguir trabajando y poder conciliarse con la vida atípica familiar del momento. Las video llamadas también han ayudado a mantenernos unidos en la distancia, sin tener en cuenta los kilómetros ni el horario.

Valoración de la Sanidad que tenemos. Un sector en primera línea de batalla contra este virus y no siempre con las mejores armas para vencerlo. Verdaderos héroes y heroínas. Así los consideramos.

Valoración de otros sectores o servicios. También seguimos considerando héroes a todos los sectores de servicios (personal de supermercados,correos, sector de limpieza, camioneros, policías, ejército, bomberos, ambulancias…). Todos aquellos que han estado expuestos de una manera más directa a este virus, por evitar que nos falte lo principal para estar bien, en casa.

En segundo lugar, sacar a relucir lo más negativo, me es más difícil.

Las muertes. Sin lugar a duda, lo peor de esta pandemia. Miles de personas han perdido la vida, sobre todo nuestros mayores. Han sido los grandes perdedores de esta batalla. Han muerto por falta de medios materiales, muchos dejados a su suerte y lo peor, solos, sin estar acompañados de sus seres queridos.

El dolor: va ligado directamente a la muerte, al hecho de cómo ha sido, sin una despedida, sin estar presente en la partida final. El duelo no se ha llevado a cabo de la manera habitual.

La separación física de nuestros seres queridos. No hay besos, ni abrazos, ni toques de cariño. Todo virtual y guardado y contenido hasta el momento de volver a encontrarnos.

Miedo e Incertidumbre. Miedo a perder el trabajo, a seguir contagiándonos, a no saber cómo actuar de aquí por delante, a que pueda pasar de nuevo lo mismo. El miedo en general nos paraliza. Incertidumbre, la no claridad con las que a veces se nos cuentan las cosas, el cómo relacionarnos.

El oportunismo del desalmado. Siempre habrá quien se aproveche de la desesperación de otros para enriquecerse o beneficiarse. Lo hemos visto con el incremento de precio en la venta de productos ahora necesarios, en la subida de precios, en la especulación…

Efectos económicos: pérdida del empleo, cierre total de muchas pequeñas y medianas empresas, caída de muchos autónomos… Sin turismo, en nuestro caso particular de Canarias nos va a costar remontar y adaptarnos a las nuevas circunstancias. Habrá más pobreza añadida a la ya existente. No va a ser fácil, nada fácil, pero habrá que seguir y luchar contra este nuevo gran enemigo, el económico. Ya nada volverá a ser como antes.

Deseo que esta catástrofe nos sirva para reflexionar y poder corregir errores, pero tengo miedo de que en poco tiempo volvamos a olvidar y tanto sufrimiento no haya servido para mejorar. Espero que el gobierno nos ayude y no nos ahogue. Deseo que la vacuna llegue cuanto antes y sea para todo el mundo, al alcance de todos. Y para terminar, quiero y espero que esté muy cerca, el momento de poder abrazar a los que tanto extraño.

Maretta Luis Martín, 4º ESO.

Esta entrada fue publicada en Alumnado, El rincón de pensar, Producciones del alumnado, Situación temporal de alarma. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta