Siempreviva imbricada (Limonium imbricatum), hojas

Las hojas de la siempreviva imbricada (Limonium imbricatum) están formadas por una gran roseta de hojas basales de las que surgen varios tallos florales. Las hojas presentan una morfología lobulada o lirada, pubescentes, con divisiones de sub-imbricadas a bastante imbricadas y se solapan a modo de pequeñas tejas con el lóbulo terminal reniforme. Las hojas tienen un tamaño pequeño en la base de la planta y, a medida que asciende hacia el ápice son de tamaño mayor. Los tallos florales son marcadamente alados y, al igual que las hojas, presentan una coloración verde claro que se va tornando a marrón o rojiza, aspecto que se acentúa en la estación más seca. Generalmente cada planta, conserva en su base un gran número de hojas secas de años anteriores.

Impactos: 38