¿ Realmente es necesario el amor?

Todo el mundo tiene una opinión diferente sobre qué es el amor, pero desde mi punto de vista, es un sentimiento universal relativo a los seres humanos ya sean del mismo sexo, de distintas edades,etc. El amor se experimenta de maneras muy diferentes y con distintos tipos de relaciones, ya sean entre dos o más personas,sin embargo,creo que el amor más importante es el amor propio, porque… ¿cómo vas a amar a otra persona si no te amas a ti mismo?

Hay ocasiones en las que el amor de otra persona nos puede asfixiar, a tal punto de hacernos infelices y a no estar bien con nosotros mismos. Hay un lema muy famoso el cual dice que cuantas más personas dejes entrar en tu vida más personas se pueden ir y hacerte daño, por eso es conveniente tener en cuenta a las personas que sabes y tienes la certeza de que nunca te van a fallar y esto se le conoce como “amor selectivo”.El amor se va transformando y hay que saber gestionarlo en sus diferentes facetas,pero siempre deberíamos contar con él en sus distintas vertientes y a cada una debemos respetarle su parcela.

                                                               Patricia  Ruiz Sánchez   1º bachillerato B

Necesitamos del amor como necesitamos del aire

Decía Milan Kundera que el amor es el deseo de encontrar a la mitad perdida de nosotros mismos. Sin embargo, el amor es para mí algo que requiere de una complejidad mucho mayor para poder ser descrito. Algo tan metafísico como intangible, que se aprende durante toda la extensión de la vida y que nunca se termina de comprender con total seguridad.  Si los humanos necesitamos amor o no para poder vivir podría llegar a ser una pregunta simple: las personas somos seres sociales y necesitamos de otras personas para poder ser.

Así sucede hasta en la mayor de las soledades.  En los días en los que no quisiera saber nada de nadie, aquellos donde la oscuridad me abraza y establece una conversación conmigo, me refugio en la música y en los libros. Podría considerarse que siento un amor por los libros y por la música, pero sería un error no pensar en el cantante y en el escritor. En el refugio humano.

Es un error cuando el adulto mira al adolescente con condescendencia al decir este último que está enamorado. La vida se divide en etapas o ciclos que comienzan y acaban, y la adolescencia es de suma importancia en la vida de cualquier persona. Los primeros sentimientos, que no mejores o peores, constituyen nuestra visión mental de lo que podría llegar a ser el amor. ¿Sabe más de amor una persona de cuarenta años que una de diecisiete? Se encuentran en distintas etapas de la vida. Cada uno podría considerar que lo sabe todo sobre el amor y a los cinco años sentirse un estúpido equivocado.

Hace unos años, cuando concedí una entrevista al diario La Provincia, no me tembló el pulso al decir que el mundo se mueve por amor. Y hoy lo sigo pensando. El amor está en todas las situaciones y etapas de la vida, claro que es nuestro papel el de descifrar qué es el amor para nosotros en cada momento: si el elegir a una persona con la que ser, en un acto de decisión, como solía criticar Julio Cortázar, o el sentirnos rotos por dentro por culpa del rayo del enamoramiento.Al fin y al cabo, a mí me gusta considerar que el mundo se mueve en función de la fórmula de buscar el brillo en los ojos de otra persona.

Sobre el amor cabría también destacar el contexto actual en el que nos encontramos. Hace años los jóvenes se casaban y morían juntos cumpliendo la promesa de amor eterno que obligaba, principalmente, la sociedad influenciada por la Iglesia Católica. Hoy se dan otros conceptos de familia y relaciones, pues vemos el amor desde otro punto de vista; no aquel de obligación, sino el libertario que te permite finalizar una relación cuando esta deje de apetecerte.

Asimismo, podríamos discutir sobre el tipo de relación romántica que solemos tener en mente. La mayoría de los mortales pasan una vida buscando a su otra ‘media naranja’. Nadie ha pensado nunca que quizás el amor en pareja solo se trata de una concepción que tenemos, una costumbre. Algo impuesto que con el paso de los días nos acabamos creyendo. Un hecho que nos hace creer que estamos siendo felices, que queremos al otro, que con esa persona nos irá bien.¿Nos paramos a pensar alguna vez que quizás, si no estuviéramos con esa persona, nos iría mejor? Muchas veces no nos lo planteamos por miedo. Por miedo a descubrir que sí, que sin esa persona estaríamos mejor. Porque claro, eso significaría tener que desengañarnos a nosotros mismos y darnos cuenta de que realmente no necesitamos del amor como necesitamos del aire.

                                                              Julio Ruiz Aguiar  2º Bachillerato A

Balance de estos meses en el IES Guillermina Brito

Todo comenzaba el lunes 21 de septiembre de 2020, cuando a las 9:30 de la mañana tenía que estar en el instituto para asistir a la presentación de inicio del curso 2020/2021.Ese día iba demasiado nerviosa, porque aparte de que entraba en un centro nuevo,tenía mis miedos, inseguridades e  inquietudes por saber cómo me iban a acoger el Equipo directivo, el profesorado y sobre todo, el alumnado,ya que mi edad supera a la del resto. Ese mismo día por la tarde ya tenía mi mochila de clases preparada con todo mi material escolar.

Las expectativas  creadas en mi mente resultaron superiores a como las había imaginado,pues el recibimiento por parte de todos fue tremendo. Se me estaba brindando la oportunidad de estudiar el Bachillerato y así poder conseguir mi meta al final de la etapa educativa que acababa de empezar con muchas  ganas. Las inseguridades se transformaron en pasos firmes cada día y en una amplia sonrisa con la que me despierto cada mañana para comenzar una nueva jornada en  el  instituto.Todos me  han hecho sentir que tengo capacidad para lograr todo lo que me proponga de cara a mi futuro.

 Les confieso  que aunque  tengo 21 años  y la edad más adecuada para estudiar Bachillerato está entre los 16-18 años, nunca es tarde para emprender nuevos retos.A pesar de que estudié el ciclo formativo de Grado Medio de Técnico en Farmacia y Parafarmacia, quise continuar formándome y así abrir nuevos horizontes,a la vez que conozco a nuevas personas como a mi amiga y compañera Gabriela.

Con el paso de los meses, me siento más segura de mi misma y con la misma ilusión del principio. Por ello, animo a otros adolescentes que no tiren la toalla ni se rindan nunca en la vida, que persigan sus sueños y sobre todo aprendan a sentirse seguros de sí mismos con las decisiones que toman en su vida. Lo más importante es  ser felices con los estudios que hayan elegido según sus gustos,el Bachillerato es el trampolín para alcanzar esos sueños.

                                                           Iriana  Álvarez Méndez,1º Bachillerato C