El agua, la semilla de la vida

Este 22 de marzo se celebra uno de los días más importantes del año: el día del agua. Durante este día, diferentes colectivos ubicados en distintas regiones del Planeta, realizan reivindicaciones para apoyar esta importante causa. Pero antes de empezar, es necesario conocer más sobre este día.

            La idea de celebrar el día del agua se remota a 1992 y fue propuesta y proclamada por la ONU en la conferencias de Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y Desarrollo. Sin embargo, la primera celebración surgió un año después en 1993. La ONU tenía como objetivo enfatizar que el agua es una pieza fundamental para el desarrollo, la paz y la buena salud.

            Una de las mayores injusticias de este mundo, es sin duda, la alta tasa de personas que no pueden obtener este derecho. Según la ONU, los países subdesarrollados son los más afectados en este tema. En lugares como Chad, Guinea, Afganistan o Haití la gran mayoría de la población se somete a un gran esfuerzo en busca de agua para luego encontrarse agua impura. Este hecho sumado a las carencias sanitarias incrementan el índice de mortalidad. Según la ONU, se calcula que unas 842.000 personas mueren cada año por la insalubridad del agua.

            El cambio climático también juega un papel importante. Se estima que en el año 2025, la mitad de la población mundial vivirá en zonas con escasez de agua. El calentamiento global produce efectos perjudiciales para el medio ambiente, como el derretimiento de los glaciares o la poca frecuencia con la que llueve en algunos lugares.

            Para apoyar esta causa, no solo hace falta “postear” una foto en las redes sociales sino que hay que aplicar el cuidado del agua cada día. Así, no solo salvaremos nuestras vidas, sino la de miles de personas y animales. Porque recuerden: el agua es vida.

#DíaMuldialdelAgua.

Silvia Quintana Rodríguez 1ºBachillerato A.

EL DÍA DE LA MUJER 8M

Te vengo a plantear una cuestión; ¿Qué es una mujer? Una mujer es una persona humana, con rasgos femeninos y con derechos. Esa sería la respuesta que recibiríamos hoy en día, pero… y si planteamos esta pregunta siglos atrás ¿responderían lo mismo? Ahí es a donde quería llegar.

En primer lugar, el 8 de marzo no es el día de la mujer porque sí, se celebra este día porque en tiempos pasados este mes fue cuando más revueltas y acontecimientos pasaron las mujeres para poder luchar por sus derechos porque tristemente muchas mujeres morían intentándolo o simplemente no eran escuchadas. Pero al no escucharlas lo que de verdad se demostró es que pretendían callarlas, que tuvieran miedo, que se sintieran débiles, inferiores  y lo que causaron fue que las volvieron más valientes y esperanzadoras porque al luchar por ellas mismas, la unión hace la esperanza y esa esperanza se convierte en valor.

Uno de los temas a tratar es el feminismo, la sociedad tiene una ideología muy diferente a lo que realmente es el feminismo. Hay que dejar bien claro que el feminismo no lucha por superar los derechos del hombre. El feminismo lucha por una igualdad que no se había conseguido legalmente hasta el siglo anterior “Mis abuelas vivieron siendo mujeres maravillosas y trabajadoras sin derechos algunos”.  Otra cosa que sucede mucho y yo considero que es importante es el “solo pueden ser feministas las chicas” eso no es así, a este colectivo pueden pertenecer tanto mujeres como hombres solo que suelen haber más mujeres porque son las que han sufrido a lo largo de la historia esta discriminación.

Y para finalizar quería recalcar el ¿por qué? de este día, es duro que en pleno siglo XXI se sigan escuchando comentarios como “mujer tenía que ser”, “feminazi”, “¿Por qué se celebra día de la mujer y no del hombre?” … Siendo sincera ojalá que este día no existiera porque eso significaría que las mujeres siempre hemos tenido los mismos derechos que los hombres. Por esa razón, lo siguiente va dirigido en nombre de todas aquellas mujeres que ya no están y por esas que siguen luchando a día de hoy.

Las mujeres no somos delicadas ni frágiles, somos valientes, fuertes y luchadoras, y unidas no permitiremos que nadie diga lo contrario.

María Suárez Peña 1º Bach. C