Timpleando en el CEIP Alcalde Ramírez Bethencourt, por Roberto D. Jiménez Talavera

Este proyecto se inicia en el centro Alcalde Ramírez Bethencourt en la zona de Miller-Bajo, en el curso 2018/19 en el que se comienza la enseñanza del timple en el horario de recreo dos veces por semana de manera voluntaria. Fue tan buena la acogida que desde la dirección del centro se decide apostar fuertemente por este proyecto con la adquisición de instrumentos, actuaciones dentro y fuera del centro, entrevistas en televisión, etc.

Concretamente, el proyecto que nos ocupa, “Timpleando” consiste en la enseñanza del timple con el objetivo de normalizar su uso dentro y fuera del marco educativo. Al tratarse de un aprendizaje que el alumnado podrá utilizar en su día a día, se pretende, en definitiva musicalizar la sociedad.

Dentro de este proyecto y dado que además de especialista de música también realizo la labor de tutor, me permite la posibilidad de utilizar el timple tanto en el área de música como en otras áreas. El timple pasa a ser no solo una herramienta metodológica para que el alumnado conozca las tradiciones y el patrimonio cultural y artístico de Canarias sino también para que, a través de este, se refuercen y mejoren otras competencias básicas como la competencia matemática y competencia básica en ciencia y tecnología, competencia lingüística, para aprender a aprender, competencias sociales y cívicas y por supuesto, contribuye también a la mejora de la conciencia y expresiones culturales.

Por una parte, al usar el timple en el aula de Música, el alumnado desarrolla todos los bloques de contenidos: el patrimonio cultural y artístico, la escucha, la interpretación musical y de manera indirecta también el bloque referido a la música, el movimiento y la danza por medio de los bailes tradicionales ligados a la práctica instrumental.

Por otra parte, el uso del timple dentro de otras áreas del currículum está justificado ya que es un elemento cercano a la realidad del discente, puesto que lo han estado aprendiendo desde el curso anterior. Además, se trata de un elemento con un fuerte carácter motivador que contribuirá a que el proceso de enseñanza-aprendizaje se realice con mayor predisposición, que el aprendizaje sea significativo, interdisciplinar y holístico.

Este proyecto está enmarcado dentro de la Red de Enseñanza del Timple que dirige y coordina Juan José Monzón Gil. Esta red, que ya ha llegado a centros de toda la provincia de Las Palmas, y que ya comienza también a extenderse por la provincia occidental, cuenta con un seminario. El seminario da cobertura a la Red, no solo realizando un seguimiento y asesoramiento al trabajo implementado en el aula por parte del profesorado, sino como espacio para la reflexión común, para la creación de material y para el intercambio de ideas.

En definitiva, esta apuesta por parte del equipo directivo en especial, y del claustro en general, ha posibilitado que el timple pase a formar parte del desarrollo de las sesiones de música y por tanto de la vida del centro. Todo esto sumado a la gran acogida que ha tenido tanto por parte del alumnado como de las familias nos hace afirmar que el timple ha llegado a nuestro colegio para quedarse.

Artículo escrito por Roberto D. Jiménez Talavera, extraído de la revista nº 100 ANPE Canarias, diciembre 2019 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.