VISITA DE 6 PROFESORES DE EUROPA. Hemos compartido BUENAS PRÁCTICAS con Marie, directora del colegio sueco, Jakob, director del colegio danés, con Sebastian, coordinador de proyectos internacionales en el colegio alemán y con Salvador nuestro director. Ron de Suecia, Anne de Alemania, Mette de Dinamarca, Tomás y Nicolás de España han completado el equipo de trabajo durante la semana del 15 al 21 de noviembre 2021.

El proyecto ERASMUS+ con el título SOY MUJER, QUIERO SER CIENTÍFICA Y HACER DEL MUNDO UN LUGAR MEJOR es una colaboración entre la escuela sueca Engelska skolan i Upplands Väsby (http://www.englishschool.se/), la danesa Tofthoejskolen (https://tofthoejskolen.aula.dk/), el IES El Galeón de TenerifE (https://www3.gobiernodecanarias.org/medusa/edublog/ieselgaleon/) y el IGS Morbach (https://www.igs-morbach.de/) de Alemania. Los cuatro países se han propuesto impulsar y promover la motivación de las mujeres para que ejerzan profesiones técnicas, un ámbito que sigue estando reservado mayoritariamente a los hombres. No sólo la parte masculina de la sociedad ocupa los puestos de científicos -aunque las cifras varíen ligeramente en los distintos países-, sino que además suelen obtener un salario más alto haciendo el mismo trabajo que una mujer. Por ello, los alumnos de los centros colaboradores investigan sobre las mujeres científicas, sus enormes éxitos y sus trabajos e inventos pioneros, examinando tanto la historia como la actualidad. Al investigar, los alumnos están aprendiendo que, a veces, eran las mujeres las que permanecían en un segundo plano, mientras que sus maridos eran recompensados por el trabajo de la mujer. No era habitual que una mujer destacara entre los demás. Sin embargo, lo más importante es que los alumnos se hacen a la idea de que todo el mundo puede conseguir grandes logros, independientemente del género, y toman conciencia de que, por muy grandes que hayan sido los obstáculos, estas mujeres no han podido ser detenidas. El objetivo, por el contrario, no es crear un nuevo desequilibrio, potenciando a la mujer para que deje al hombre en la sombra, sino generar una convivencia profesional justa, en la que ningún objetivo, ni para el hombre ni para la mujer, pueda ser demasiado alto a causa del género. La generación de estudiantes de hoy tiene la oportunidad de contribuir, mantener el progreso y, por tanto, hacer del mundo un lugar mejor.

El proyecto Erasmus incluye una movilidad a cada país (9 alumnos por movilidad y país, en total 27 movilidades) y en cada escuela se trabaja en varios productos educativos (relacionados con los Criterios de Evaluación del currículo) relacionados con el tema. Así, cuando los estudiantes se reúnen en cada país, tienen la oportunidad de presentar su trabajo a todos. Los productos principales que se están trabajando son un calendario, un logotipo, un cómic y un trabajo creativo final que ilustra el resultado global. Aparte de la importancia del tema, el proyecto Erasmus tiene otros muchos objetivos: los estudiantes adquieren, consciente e inconscientemente, conocimientos sobre las diferentes culturas, mejoran sus habilidades informáticas y también sus competencias sociales y comunicativas. Aprenden automáticamente de los demás y de las formas de vida cuando conocen las diferentes culturas, en persona y a través de Etwinning. Aprenden a utilizar el ordenador de diferentes maneras. Por ejemplo, cuando los alumnos buscan mujeres científicas y su historia, aprenden a investigar correctamente e incluso a revelar información difícil de encontrar. Al mismo tiempo, cuando trabajan en sus cómics y logotipos, se introducen en nuevos programas gráficos y obtienen ideas para hacer el tratamiento de imágenes.

Además, el proyecto Erasmus abre la puerta a las amistades interculturales. Una vez que han entrado en contacto a través de Etwinning o en persona, se refuerzan los lazos entre los estudiantes del centro y se crean amistades para toda la vida más allá de las fronteras. Los alumnos que nunca han subido a un avión, que nunca han viajado en barco, que nunca han visto el mar salvo en una foto o que nunca han salido de su zona de origen, tienen ahora la oportunidad de ampliar sus experiencias y adquirir una visión del mundo completamente nueva. Sin embargo, todos ellos aprenderán que, aunque haya muchas diferencias culturales, las similitudes son mayores. Todos habrán conseguido algo y todos son expertos de su propio producto. Para muchos de ellos es un reto comunicarse en una segunda lengua, pero como todos se enfrentan al mismo problema, aprenden rápidamente que no hay nada que temer. Cada vez que los alumnos entran en contacto, encuentran la forma de dominar el intercambio y así mejoran su autogestión. Esto vuelve a desarrollar su confianza en sí mismos y les permite alcanzar un alto nivel de responsabilidad. Al estar expuestos a situaciones desconocidas, paso a paso se convierten en personalidades más abiertas e independientes que han aprendido a sentirse seguros en diferentes culturas, a ser empáticos, respetuosos y comprensivos con la alteridad.

Por último, el proyecto Erasmus+ es una gran oportunidad para que el personal y los alumnos aprendan unos de otros. Los profesores se hacen una idea de otros sistemas escolares pudiendo participar e intercambiar métodos de enseñanza exitosos. Los profesores traen de vuelta las nuevas técnicas de gestión del aula o de manejo de los ordenadores y así inspiran y mejoran su propia escuela

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.