Sobre tebeos y setas

La micología, el estudio de los hongos, tiene tantas ventanas como el mundo de los tebeos. Hay aficionados a las setas que solo las buscan para comer, otros las estudian y no las comen, otros solo las fotografían, hay quienes coleccionan sellos de todo el mundo solo de setas, o libros de cocina de setas. Tantas opciones como en los cómics, donde hay quien prefiere el manga, el europeo, el americano, cómic dibujados por mujeres, especialistas solo en Bruguera, etc.

Tio Vivo

Se pueden reconocer autores “tebeomicófilos” y son los procedentes de aquellas regiones del mundo donde existe un conocimiento popular y una tradición “setera” muy antiguas: Francia, Italia, Cataluña, Méjico, América del Sur, Japón o China. 

Fotografía de dibujantes de Bruguera, en la página no oficial de Mortadelo y Filemón. http://mortadelo-filemon.es/

Estos autores micófilos dibujan las setas con un gran realismo y son profundos conocedores de las zonas de recolección y de los momentos de la temporada micológica. Es el caso de Benejam, autor inicial de la Familia Ulises. 

La familia Ulises

Aparte de las historietas centradas en las setas, en las que destacó el citado Benejam, pero también encontramos aportaciones de Vázquez o de Ibañez entre cientos de ejemplos, la mayoría de los autores las utilizan como atrezzo del escenario de la viñeta, algo que es muy común en el cómic europeo y en el japonés. En el caso asiático, su relación con el tema fúngico es muy antigua. El primer hongo cultivado, en China, fue probablemente la oreja de Judas (Auricularia auricula-judae), en troncos de madera, en el siglo XII. De igual manera, se lleva cientos de años cultivando el «shiitake» (Lentinula edodes) en la provincia de Zhejiang y perfeccionando su cultivo hasta la actualidad. Cultivo que se ha propagado por todo el mundo.

Muchos otros autores dibujan sus historias con el objetivo de la búsqueda de setas como recurso principal.

Din Dan

Taniguchi

Hay incluso una especialidad aparte: la cocina de las setas.

Taniguchi, El gourmet solitario

Carpanta

Y, por último, una reflexión sobre los terribles galos que tanto perturbaban la vida de César:

Astérix

 

¿Serán las Amanita muscaria el secreto de su poción mágica?

 

 

 

 

Vicente Escobio

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.