Logo del Gobierno de Canarias
Descargar como PDF

Autorizada una ampliación de crédito por 2.410.710 euros para financiar el proyecto de acogimiento Arca de Noé

Las partidas de las direcciones de Área de Salud de Fuerteventura y Lanzarote se incrementarán en 1.788.887,20 y 621.814,16 euros, respectivamente, para atender gastos urgentes por la contratación de alojamientos de corta estancia

El proyecto Arca de Noé se inició en octubre de 2020 personas socialmente vulnerables y migrantes que deban realizar aislamiento o cuarentena por COVID-19

El Consejo de Gobierno autorizó hoy la ampliación de los recursos presupuestarios de las Direcciones de Área de Salud de Fuerteventura y Lanzarote para destinarlos a cubrir los gastos de la contratación de alojamientos de corta estancia dentro del proyecto Arca de Noé.

Arca de Noé es un programa concebido para el aislamiento o cuarentena de personas que lo tengan indicado por razón del COVID-19 pero que por sus circunstancias sociales o personales tengan dificultad para su cumplimiento.

Las partidas presupuestarias que incrementarán sus recursos están destinadas a atender actuaciones urgentes derivadas de la crisis sanitaria por la COVID-19 y se dotarán con 1.788.887,20 euros, en el caso de la Dirección de Área de Salud de Fuerteventura, y 621.814,16 euros, en la Dirección de Área de Salud de Lanzarote.

Para hacer efectiva esta ampliación, el Consejo de Gobierno acordó en su sesión este jueves las razones de coyuntura económica que justifican la declaración como ampliables de los créditos necesarios.

El proyecto Arca de Noé fue puesto en marcha en octubre de 2020 por el Servicio Canario de la Salud para la puesta a disposición de alojamientos privados a personas socialmente vulnerables y migrantes que deban realizar aislamiento o cuarentena por ser casos positivos en COVID-19 o casos sospechosos, probables o contactos estrechos de un positivo.

Igualmente, está destinado a personal sanitario con diagnóstico, sospecha o contacto de COVID-19 o con alto nivel de exposición laboral al contagio, con independencia de que deban realizar aislamiento o cuarentena.

Con el alojamiento de corta estancia se evita la propagación del virus como consecuencia de nuevos contagios, el uso de recursos sanitarios sin que existan motivos asistenciales que lo justificaran y la reducción de la presión hospitalaria.