Logo del Gobierno de Canarias
Descargar como PDF

El Gobierno de Canarias destina 388.602 euros al recurso de Arca de Noé en Fuerteventura

Este recurso se utiliza para el aislamiento o cuarentena de personas que lo tengan indicado por razón del COVID-19 y tengan dificultad para su cumplimiento

El Consejo de Gobierno ha dado hoy el visto bueno a la contratación de emergencia en la isla de Fuerteventura de recursos de alojamiento de corta estancia, dentro del proyecto “Arca de Noé” por valor de 388.602 euros. Este recurso, que ha cubierto 6.033 pernoctaciones, se ha activado para el aislamiento o cuarentena de personas que lo tengan indicado por razón del COVID-19 y tengan dificultad para su cumplimiento.

Con carácter previo a la contratación, la Gerencia de Servicios Sanitarios de Fuerteventura ha informado de la necesidad de dotar a la isla de un recurso alojativo y convivencial alternativo que posibilite que las personas vulnerables puedan hacer un aislamiento o cuarentena adecuado, lo que evita ingresos hospitalarios que no sean estrictamente necesarios y deja libres recursos para pacientes con mayor necesidad de cuidados.

A raíz de la necesidad justificada en tales informes, la Dirección de Área de Salud contrató por tramitación de emergencia, conforme a la Ley 9/2017 de Contratos del Sector Público, el servicio de alojamiento en establecimientos de corta estancia.

El proyecto Arca de Noé fue puesto en marcha en octubre del año pasado por el Servicio Canario de la Salud para la puesta a disposición de alojamientos privados a personas socialmente vulnerables y migrantes que deban realizar aislamiento o cuarentena por ser casos positivos en COVID-19 o casos sospechosos, probables o contactos estrechos de un positivo.

Igualmente, está destinado a personal sanitario con diagnóstico, sospecha o contacto de COVID-19 o con alto nivel de exposición laboral al contagio, con independencia de que deban realizar aislamiento o cuarentena,

Con el alojamiento de corta estancia se evita la propagación del virus como consecuencia de nuevos contagios, el uso de recursos sanitarios sin que existan motivos asistenciales que lo justificaran y la reducción de la presión hospitalaria.