Logo del Gobierno de Canarias
Descargar como PDF

El Gobierno presenta a los productores el estudio de la cochinilla que remitirá a la UE para incluirla en el POSEI

El consejero Narvay Quintero indicó en una reunión con el sector en Las Palmas de Gran Canaria que el estudio se enviará a la Comisión Europea en junio para pedir que se compensen los sobrecostes que asume el Archipiélago con el fin de que no desaparezca el cultivo

El consejero de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas del Gobierno de Canarias, Narvay Quintero, se ha reunido con productores de cochinilla en Las Palmas de Gran Canaria para presentarles el informe sobre costes de producción que el Gobierno de Canarias remitirá a la Comisión Europea para solicitar la incorporación de este cultivo al Programa Comunitario de Apoyo a las Producciones Agrarias de Canarias (POSEI). A la reunión asistieron, entre otros, el presidente de la Asociación de Criadores y Exportadores de Cochinilla de las Islas Canarias (Acecican), Lorenzo Pérez; el consejero de Sector primario y Soberanía Alimentaria, Miguel Hidalgo; el alcalde de Ingenio, Juan Díaz; y los alcaldes de Haría y Teguise, Marci Acuña y Oswaldo Betancort.

En el mes de junio el Ejecutivo enviará a la Comisión Europea el estudio encargado por el Ejecutivo canario para justificar los costes de producción en las Islas, que éste sitúa en torno a los 80 euros por kilo (de cochinilla seca, envasada y apta para su comercialización), y pedir su inclusión en dicho régimen europeo de ayudas.

El consejero, acompañado por el director del Instituto Canario de Calidad Agroalimentaria (ICCA), José Díaz-Flores, explicó que el objetivo de esta petición a Bruselas es que se compensen los sobrecostes que asumen los productores del Archipiélago con el fin de que este cultivo, de gran importancia cultural, paisajística y medioambiental, fundamentalmente en las islas de Lanzarote y Gran Canaria, no desaparezca.

“Es fundamental afrontar la comercialización de la cochinilla canaria bajo el sello de Denominación de Origen Protegida -un distintivo de calidad, el único del mundo para esta producto, que la respalda, diferencia y da valor-, el logo para las producciones de las RUP, y desde la organización y unión de los productores de las Islas, que se enfrentan a la competencia de los principales países productores, como Perú o Etiopía, con costes de producción mucho más bajos, para prescindir de intermediarios y conseguir márgenes comerciales más interesantes”, apuntó Quintero.

El estudio recoge que la cochinilla de Canarias está reconocida como un producto de alta calidad por tener un mayor nivel de ácido carmínico que la de otros orígenes. Destaca también el potencial que tiene la cochinilla como tinte natural, teniendo en cuenta que la regulación internacional respecto a los artificiales se ha endurecido en los últimos años. Este cultivo, con bajos requerimientos de agua, se lleva a cabo de forma respetuosa con el medio ambiente, evitando además la erosión de zonas rurales abandonadas.

El cultivo de la cochinilla en Canarias se introduce -procedente de México a través de Cádiz- en el primer tercio del siglo XIX, cuando tras producirse una de las crisis cíclicas de la agricultura, se plantea la sustitución de los cultivos de azúcar y la vid. Alcanzó su máximo esplendor de 1845 a 1866 propiciado por el aumento de la demanda de la industria textil, cuya demanda no podía ser atendida exclusivamente por la producción de cochinilla americana. En la actualidad el cultivo tradicional está limitado a ciertas zonas de Lanzarote y una explotación en Gran Canaria. En La Palma se han realizado experiencias en los últimos años para su cultivo bajo invernaderos, aunque en una superficie muy reducida.