Logo del Gobierno de Canarias
Descargar como PDF

Monzón destaca los avances en atención a trastornos de la conducta alimentaria con nueva unidad de hospitalización

La consejera de Sanidad recordó la reciente puesta en marcha de la unidad de hospitalización de los TCA ubicada en el hospital polivalente anexo al Hospital Juan Carlos I, adscrito al Hospital Doctor Negrín

También hizo hincapié en la importancia de la detección precoz y prevención de estos trastornos desde edades tempranas

La consejera de Sanidad del Gobierno de Canarias, Esther Monzón, repasó este miércoles, día 10 de julio, en el Pleno del Parlamento regional los dispositivos puestos en marcha por el Servicio Canario de la Salud (SCS) para atender a personas con Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA).

Esther Monzón explicó que el Protocolo de actuación en los trastornos de la conducta alimentaria según niveles de intervención de la Comunidad Autónoma de Canarias establece las bases de la atención en esta materia, garantizando el personal especializado y los programas protocolizados en todos los niveles de intervención mencionados.

Así, recordó que la atención a las personas con este tipo de trastornos se organiza a través de un sistema de varios niveles:

  • En Atención Primaria, donde profesionales de Pediatría y de Medicina de familia son los primeros en evaluar y tratar a los pacientes.
  • Las Unidades de Salud Mental (USM) distribuidas por sectores en todas las islas, proporcionando una atención especializada con profesionales cualificados.
  • Para los casos en los que resulta necesario, se dispone de los Hospitales de Día Infanto-Juveniles situados en Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas de Gran Canaria.
  • Las Unidades de Hospitalización de Agudos para casos que requieren atención hospitalaria plena.

La consejera también destacó el papel relevante que juegan las asociaciones de pacientes y familiares, como Alabente, en Tenerife, y Gull-Lasègue, en Gran Canaria, con las que se trabaja estrechamente para continuar mejorando la coordinación en la atención a las personas con TCA y sus familias.

Unidad de hospitalización

La consejera también recordó la reciente puesta en marcha de la nueva unidad de hospitalización de los TCA ubicada en el hospital polivalente anexo al Hospital Juan Carlos I, adscrito al Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín, y cuyo objetivo general mejorar la atención que se presta en la actualidad a los trastornos de la conducta alimentaria y dar cobertura a la población adulta de la provincia de Las Palmas.

Este dispositivo cuenta con dos despachos de atención clínica, comedor, sala de reuniones, sala de terapia grupal, ocho camas de ingreso, distribuidas en cuatro habitaciones dobles con baño, control de Enfermería y áreas de administración y de servicio.

La plantilla de profesionales que conforman este nuevo servicio asistencial está compuesta por 23 profesionales de los que uno es psicólogo clínico, un psiquiatra, nueve enfermeras, nueve técnicos auxiliares de Enfermería, un terapeuta ocupacional y un auxiliar administrativo, a quienes se sumará un día a la semana un especialista en Endocrinología.

Atención en Santa Cruz de Tenerife

“En la provincia de Santa Cruz de Tenerife, contamos con el Programa de atención a personas con TCA, dependiente del Hospital Universitario de Canarias (HUC) donde se ofrece atención ambulatoria y hospitalaria con un equipo multidisciplinar”, explicó Monzón.

La plantilla de este dispositivo está conformada por un profesional de Psiquiatría, dos de Psicología clínica, uno de Enfermería y uno de Trabajo Social.

Prevención y detección precoz

Además, Monzón destacó que la prevención de los TCA es un componente esencial de la estrategia de su abordaje, que incluye iniciativas como la plataforma Canariassaludable.org, Los círculos de la vida saludable, o la campaña de Hábitos saludables. Además, el Manual de vida saludable para mediadores sociosanitarios proporciona herramientas valiosas para la prevención y promoción de hábitos saludables, desarrolladas por la Dirección General de Salud Pública del SCS.

También explicó que la prevención secundaria se centra en el diagnóstico precoz y la adecuada coordinación entre los servicios de salud, facilitando una intervención temprana y efectiva.

Datos de Canarias

En Canarias, durante el año 2023 se atendió en las Unidades de Salud Mental Comunitaria (USMC) a un total de 1.026 pacientes con diagnóstico de Trastorno de la Conducta Alimentaria, de los cuales 944 fueron mujeres y 82 fueron hombres. Del total, 40 adultos precisaron ingreso hospitalario.

Trastornos de la Conducta Alimentaria

Los TCA son patologías de salud mental caracterizados por un comportamiento patológico frente a la ingesta alimentaria y una obsesión continua por el control de peso.

Su origen es multifactorial, interactuando factores de base genética, biológica, psicológica y sociocultural. En las últimas décadas, estas patologías han adquirido una gran relevancia sociosanitaria debido a sus altas tasas de morbi-mortalidad, sobre todo, dentro de las enfermedades psiquiátricas.

Los tipos más comunes de trastornos alimentarios son:

– Trastorno por atracón: Las personas que sufren este trastorno ingieren grandes cantidades de comida en momentos puntuales y continúan ingiriendo alimentos a pesar de estas saciadas. Posteriormente, sufren sentimientos negativos de culpa, angustia y vergüenza. Este modo de comer que es totalmente anómalo puede ser uno de los motivos o causas del aumento de peso y de obesidad.

– Bulimia nerviosa: Las personas que padecen bulimia nerviosa se caracterizan por consumir grandes cantidades de comida (atracón) que posteriormente son acompañadas de conductas compensatorias inapropiadas como la provocación del vómito, el uso de laxantes o diuréticos o la realización de ejercicio físico extremo. El peso no es un síntoma de padecer esta enfermedad, pues las personas que lo sufren pueden tener un peso normal, poco peso o sobrepeso.

– Anorexia nerviosa: Quienes padecen anorexia se caracterizan por presentar un rechazo continuo a mantener un peso corporal igual o por encima del valor mínimo normal, mostrando un miedo intenso a ganar peso de forma continua. Esto se acompaña de una distorsión de la imagen corporal ya que se ven a sí mismas con sobrepeso, incluso cuando estando extremamente delgadas. Este trastorno presenta dos tipos: anorexia nerviosa restrictiva, donde no se recurre a conductas compensatorias y, anorexia nerviosa purgativa, donde la persona sí recurre a estas conductas compensatorias.

Etiquetas