Logo del Gobierno de Canarias
Descargar como PDF

Rodríguez y Bermúdez coinciden en el diagnóstico y en las medidas para recuperar el pulso económico tras el Covid

El vicepresidente expuso al alcalde de Santa Cruz las dificultades económicas del Gobierno canario tras haber contratado a 7.000 nuevos empleados para reforzar sanidad y educación

Bermúdez demanda una atención específica para las cuatro grandes ciudades del Archipiélago, en función de su población e índices de desempleo

Ambos mandatarios se reunieron para explorar vías de financiación y proyectos compatibles con los planes de reactivación

El vicepresidente canario y consejero de Hacienda, Presupuestos y Asuntos Europeos, Román Rodríguez, y el alcalde de Santa Cruz de Tenerife, José Manuel Bermúdez, compartieron hoy idéntico diagnóstico sobre el tremendo impacto de la crisis generada por el Covid-19 en la salud financiera de los municipios y el conjunto de las administraciones públicas, especialmente el Gobierno canario, por un lado, y respecto a las medidas para superar los efectos sanitarios, económicos y sociales de la misma, por otro.

Tanto el vicepresidente como el alcalde coincidieron en la necesidad imperiosa de mantener a raya el virus y de reducir la tasa de contagios, para lo que se precisa la cooperación incondicional de todos los ciudadanos canarios, y destacaron el papel determinante que deben jugar las administraciones públicas -especialmente los ayuntamientos- para amortiguar los efectos de la paralización de la actividad empresarial en el empleo y el bienestar social.

Rodríguez recordó que el Gobierno de Canarias, con grandes dificultades por la caída de ingresos y el aumento de los gastos extraordinarios causados por la pandemia, ha contratado a más de 7.000 nuevos empleados públicos (4.200 en sanidad y unos 2.900 en educación) para reforzar los servicios esenciales y que ahora toca incrementar la inversión para recuperar el pulso económico e impulsar los sectores productivos.

“Tenemos una dura tarea por delante, no en vano el PIB canario se reducirá este año en un 20 por ciento, lo cual da idea de la magnitud de lo que estamos viviendo, especialmente si comparamos este período con la crisis anterior, en la que se contrajo la economía un 10,5 por ciento en cinco años”.

A este respecto, el vicepresidente se mostró receptivo al planteamiento del alcalde para que los fondos de reconstrucción atiendan especialmente a las cuatro grandes ciudades del Archipiélago, dado el peso de la población y los índices socioeconómicos.

En cualquier caso, el citado reparto de los fondos está supeditado a la distribución que haga el Gobierno de España y los recursos que se asignen finalmente a Canarias. “El alcalde -dijo Rodríguez- nos ha planteado algunos proyectos que vamos a mirar con mucho cariño porque se trata de proyectos para una de las dos capitales de Canarias que estoy convencido serán compatibles con los planes que están en marcha”.

Bermúdez subrayó que “deben ser los parámetros de índice de paro y bolsa de pobreza, así como el de población, los ejes básicos que determinen las cuantías necesarias para hacer frente a la crisis económica y la recuperación de Santa Cruz, precisamente por ser la administración local la primera puerta a la que toca el vecino y la vecina”.

El alcalde insistió en diferenciar y primar en las ayudas a los cuatro grandes municipios de Canarias (Santa Cruz, Las Palmas de Gran Canaria, Telde y La Laguna), al entender “que aglutinamos a la mayor cantidad de población, los índices más elevados de paro y las bolsas de pobreza más importantes”.

“Justamente esos mismos criterios –añade el alcalde de Santa Cruz- son los que presiden nuestras peticiones al Gobierno de Canarias, en el convencimiento de la capacidad tractora en la creación de empleo en Canarias de nuestra ciudad, al mismo tiempo que reclamamos, también para las otras tres grandes ciudades de las Islas, idéntico tratamiento. Repartir sin tener en cuenta la profundidad de la crisis en estas ciudades provocaría, además, unas consecuencias de exclusión y pobreza de incalculables dimensiones”.

Financiación e inmigración

Rodríguez y Bermúdez coincidieron en la necesidad de que el Ministerio de Hacienda acuerde con los ayuntamientos un reparto justo del fondo no reembolsable de 5.000 millones de euros y permita la utilización del dinero ahorrado en concepto de remanentes de tesorería y superávit.

En el ámbito autonómico, el vicepresidente se comprometió con el primer edil de Santa Cruz a que la dotación del Fondo Canario de Financiación Municipal se mantendrá en el presupuesto autonómico para el próximo año, después de que en el actual incluso el Gobierno canario haya adelantado 103 millones de euros para facilitar la liquidez de los ayuntamientos.

Ambos dirigentes también mostraron plena sintonía en el análisis del repunte del fenómeno migratorio en el Archipiélago e insistieron en la necesidad de que se facilite -por parte de las autoridades españolas y europeas- el tránsito de los migrantes hacia territorio continental.

Rodríguez recordó que la solución pasa por agilizar las derivaciones -del mismo modo que se hizo en las dos anteriores crisis ocurridas en Canarias- con independencia de que el Estado, en cooperación con Canarias, trabaje en los países de origen en el ámbito de la diplomacia, la cooperación al desarrollo y la vigilancia, y habilite centros que permitan una acogida temporal digna y con un tope de personas en las Islas.