Logo del Gobierno de Canarias
Descargar como PDF

Sanidad invierte en un equipo puntero para el tratamiento de cálculos renales en Lanzarote

El nuevo equipamiento permitirá tratar en el Hospital Doctor José Molina Orosa a los pacientes que hasta ahora eran trasladados a Gran Canaria

El Hospital Doctor José Molina Orosa, adscrito a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, incorpora la tecnología más avanzada para tratar la litiasis renal. Se trata de una técnica que rompe las piedras o cálculos en el riñón, la vejiga o el uréter con un láser de última generación. De esta forma los pacientes aquejados por esta enfermedad, que hasta ahora debían trasladarse al hospital de referencia en Gran Canaria para ser tratados con litotricia, podrán recibir el tratamiento por parte del personal médico del servicio de Urología del hospital lanzaroteño, liderado por el doctor Jesús Saénz De la Torre.

Esta técnica quirúrgica utiliza el Láser Holmiun para destruir las piedras o cálculos hasta convertirlas en arenilla, de manera que el paciente pueda eliminarlos a través de la orina. Es un procedimiento endoscópico que se realiza bajo sedación o anestesia y, según los especialistas, ocasiona menos molestias en la fase de recuperación, reduce los riesgos de posibles infecciones y posibilita un alta más temprana de los pacientes.

La Gerencia Sanitaria de Lanzarote valora la inversión realizada por el Servicio Canario de Salud en el nuevo equipo Litotriptor Láser, que acerca un tratamiento puntero y novedoso al ámbito de la sanidad pública en Lanzarote. La incorporación de este nuevo instrumento se ha hecho tras la observación y la práctica con varios modelos por parte del equipo de profesionales de Urología del Hospital Molina Orosa hasta determinar el aparato que mejor se adapta a las necesidades del Servicio.

El servicio de Urología del Hospital José Molina Orosa está trabajando además para reducir las listas de espera de sus intervenciones quirúrgicas. De este modo, la incorporación de nuevos profesionales y la ampliación del horario para las intervenciones ha reducido el número de pacientes de su lista de 518 a 357 en los últimos seis meses y la media de espera para la operación, que actualmente se sitúa en 90 días. La incorporación de esta nueva técnica quirúrgica supone un paso más en la mejora del servicio.

Los cálculos renales se producen, entre otras causas, por un exceso de minerales en la orina que se acaban solidificando, por lo que los médicos recomiendan mantener una buena hidratación e ingerir líquidos de manera habitual para favorecer su disolución.

Etiquetas