El Cabildo de Tenerife concluye la mejora del sendero entre Guía de Isora y Boca de Tauce

Las obras realizadas en el PR-TF 70, que resultó afectado tras el incendio declarado en la zona en 2012, han supuesto una inversión de 84.491 euros

El Cabildo ha concluido las obras de mejora del sendero PR-TF 70, que parte desde Guía de Isora hasta Boca de Tauce, que resultó afectado tras el incendio declarado en la zona en 2012.

El vicepresidente y consejero insular de Turismo, Alberto Bernabé, explica que esta actuación ha supuesto una inversión de 84.491 euros enmarcada dentro del Programa de Mejora del Producto turístico del MEDI-FDCAN, “que desarrolla una línea de trabajo basada en dotar a la isla de las infraestructuras y equipamientos adecuados que permitan el desarrollo de productos y actividades turísticas y también asegurar la conservación y protección de los espacios naturales”.

Este proyecto nace del resultado de trabajo de una mesa técnica integrada por el Servicio Técnico de Turismo del Cabildo, el Área de Medio Ambiente y Turismo de  Tenerife, donde mensualmente se coordinan las actuaciones que se van a desarrollar con el fin de enlazar el producto turístico con la planificación de la red de senderos de Medio Ambiente.

Los trabajos realizados han permitido poner nuevamente en servicio este sendero, de 14,8 kilómetros en total, en el que se ha repuesto la señalética deteriorada y se han colocado nuevas señales verticales y horizontales de dirección y riesgos así como trabajos de desbroce y limpieza y la modificación de parte del trazado y su adecuación para mejorar la seguridad. También se han sustituido los vinilos de los paneles informativos atendiendo a las condiciones actuales del trazado, incluyendo las derivaciones y la existencia de los refugios de Tágara y Chasogo.

Esta señalización se ha realizado según las directrices del proyecto Returnat sobre usos recreativos y turísticos en la naturaleza, una iniciativa trasversal impulsada por el Cabildo en la que colaboran también los ayuntamientos y otras administraciones públicas con el objetivo de disponer de una oferta de actividades e infraestructuras en la naturaleza que sean sostenibles, seguras, de calidad y que generen desarrollo socioeconómico para la Isla.