Programa de Ayuda al Fumador en Canarias

Una de las principales líneas de actuación en las políticas de prevención y control del tabaquismo a nivel mundial es la ayuda al paciente fumador, que está reflejada en el Convenio Marco de la Organización Mundial de la Salud para el Control del Tabaco, ratificado por España en 2004. En el artículo 14 del citado Convenio Marco, sobre Medidas de reducción de la demanda relativas a la dependencia y al abandono del tabaco, se establece que se adoptarán medidas eficaces, basadas en la mejor evidencia científica para el tratamiento de la dependencia del tabaco.

La disminución del número actual de fumadores es una prioridad para las instituciones sanitarias del Gobierno de Canarias. Según las últimas revisiones, los tratamientos del tabaquismo que combinan actuaciones psicológicas junto con determinados fármacos han demostrado tener un alto perfil de efectividad y seguridad. Los fármacos para la deshabituación de tabaco no son tratamientos financiados por el sistema sanitario. La novedad en este programa consiste en la dispensación a cada paciente de la mitad del tratamiento farmacológico que precise para dejar de fumar.

Qué es el PAFCAN

Imágen

La Dirección General de Salud Pública en 2013 diseña el “Programa de ayuda al fumador en Canarias” (PAFCAN), cofinanciado el 50% por el Servicio Canario de la Salud, es decir la persona fumadora sólo tiene que pagar la mitad de su tratamiento farmacológico para la deshabituacion tabaquica. Es una iniciativa pionera que quiere dar respuesta a la demanda de nuestros profesionales sanitarios para poder ofrecer tratamiento a las personas fumadoras con algún factor de riesgo adicional al consumo de tabaco, y que empieza a funcionar en enero de 2014.

El programa PAFCAN complementa con herramientas farmacológicas, médicas y psicológicas, las actuaciones de los profesionales sanitarios del Servicio Canario de la Salud en el tratamiento del paciente fumador.

Otro aspecto importante en este programa es el papel relevante de las oficinas de farmacia como agentes de salud, apoyando a los pacientes que desean abandonar el tabaquismo dando un paso más hacia el modelo asistencial de farmacia comunitaria.

Desde el 1 de enero de 2020 el Sistema Nacional de Salud financia los fármacos Vareniclina y Bupropión. Por su parte, El Servicio Canario de la Salud añade a estos fármacos la Terapia Sustitutiva con Nicotina (TSN). Los pacientes pagan en las oficinas de farmacia lo que corresponda según su Tarjeta Sanitaria Individual

Objetivos

  • Tratamiento de pacientes fumadores con factores de riesgo.
  • Asistencia realizada por profesionales sanitarios con experiencia en el tratamiento de fumadores.
  • Dispensación gratuita en las oficinas de farmacia de la mitad del tratamiento farmacológico prescrito por su equipo sanitario.

 

Recursos implicados

  • Centros de Salud y Hospitales. El programa se realiza desde los recursos del Servicio Canario de Salud que dispongan de profesionales sanitarios formados y/o con experiencia en el tratamiento de fumadores para el diagnóstico, tratamiento y seguimiento de los pacientes.
  • Gerencias de Atención Primaria y Hospitalaria. Han facilitado a los profesionales la formación e implementación del programa en los centros.
  • Colegios profesionales de Farmacia.
  • La coordinación, seguimiento y evaluación del programa corre a cargo de la Programa de Tabaquismo de la Dirección General de Salud Pública en coordinación con todas las áreas de salud. El control y seguimiento del programa se realiza a través del programa Drago-AP.

 

Criterios de inclusión de pacientes en el programa

Entendiendo que el tabaquismo es por sí solo un importante factor de riesgo que incrementa la morbimortalidad de las personas fumadores, las limitaciones del programa de ayuda al fumador obligan a aplicar unos criterios de inclusión que permitan aumentar la efectividad del programa. Estos criterios se aplicarán de manera secuencial, con las siguientes prioridades:

1.- Alta dependencia, con un consumo superior a 10 cigarrillos al día

2.- Alta motivación para realizar un intento serio para dejar de fumar. Esta motivación se determinará por parte de los profesionales sanitarios con la valoración conjunta de los siguientes recursos:

a. Entrevista personal, valorando las actitudes y valores sobre dejar de fumar.

b. Existencia de intentos previos que deben ser considerados serios por el profesional.

c. Cuestionarios de motivación.

3.- Presencia de factores de riesgo reconocidos en el paciente, con especial hincapié en los siguientes:

a. Cardiovasculares

b. Respiratorios

c. Oncológicos

d. Procesos que empeoran con el tabaquismo

e. Intervenciones que precisen del cese del consumo

En cualquier caso, cada profesional determinará si el paciente fumador debe dejar de fumar lo antes posible debido a sus condiciones personales y de salud. Hasta el momento se cuenta con 1.005 profesionales adscritos al programa en toda Canarias, de los que 585 son de medicina, 404 de enfermería y el resto de otras profesiones sanitarias (odontología, fisioterapia, psicología).

Cómo acceder al programa

Imágen

Las personas que quieren dejar de fumar deben acudir a su centro de salud donde se le informarán de cómo acceder al programa PAFCAN.

La información del programa está disponible en el 012, debiendo indicar que solicitan información para tratamiento de tabaquismo.

Los resultados disponibles del Programa apuntan a que algo más del 40% de los pacientes que han concluido el tratamiento permanecen sin fumar al cabo de un año. Hasta diciembre de 2019 habían iniciado el tratamiento 12.459 pacientes (un 52% han sido mujeres y un 48% han sido varones). La edad media se ha situado alrededor de los 50 años.

Desde enero de 2020 han iniciado el tratamiento 2.576 pacientes, lo que representa 2,6 veces más inicios de tratamiento que en 2019.

Díptico informativo