Intervención con jóvenes consumidores de Cannabis

Fundamentación

El proyecto con jóvenes constituye una variante del modelo asistencial ambulatorio. Dirigido en la práctica a nivel asistencial al cual acceden el menor y la familia y donde se diseña su plan terapéutico a través del Equipo Terapéutico Especializado en Menores (Educador Social y Psicólogo). Se trata de un abordaje amplio, intensivo y estructurado cuya finalidad es conseguir la abstinencia del joven a las drogas o la erradicación de otras conductas adictivas.

Se atenderán casos de jóvenes del ámbito municipal que demanden prevención y/o tratamiento por consumo de alguna sustancia adictiva.

Objetivos

2.1.- Objetivo General: Será preciso elaborar y desarrollar actuaciones específicas dirigidas a colectivos de riesgo o en situación de vulnerabilidad. Habrá que reorganizar el sistema y la red asistencial e intentar promover las acciones que hagan posible una prestación de servicios integrados y coordinados entre los sistemas sanitario y de servicios sociales insulares y municipales, estableciendo efectivamente los niveles de recursos, así como delimitando sus competencias, su organización y cooperación.

2.2- Objetivos Específico:

  • Incrementar la percepción de riesgo sobre el uso de cualquier tipo de droga en aquellas personas que ya han tenido un contacto ocasional o experimental con ella.
  • Promover y potenciar modelos positivos saludables como referentes de conducta para favorecer los procesos de socialización.
  • Poner a disposición de todos los ciudadanos y ciudadanas un servicio de información, orientación y atención sobre drogodependencias.
  • Sensibilizar y concienciar a los padres y madres sobre la importancia de su modelo de comportamiento en referencia a la educación para la salud en sus hijos e hijas, en coordinación con el centro escolar y con las actividades deportivas y socioculturales que estos desarrollen.
  • Potenciar el diagnóstico precoz e intervención temprana en drogodependencias.
  • Reestructurar los recursos para asegurar la atención integral a los diferentes perfiles de usuarios y usuarias.
  • Objetivos del Área de Tratamiento e Integración Social.
  • Potenciar el diagnóstico precoz e intervención temprana en drogodependencias.
  • Actuaciones del Área de Tratamiento e Integración Social

Temporalización

Del 1 de enero al 30 noviembre de 2018.

Población destinataria

Jóvenes entre 14 y 22 años con riesgo de consumo, conductas propiamente de consumo de alguna sustancia adictiva o manifestación de conductas adictivas.

Ámbitos de aplicación

Ámbito Familiar.

Localidades de aplicación

Comunidad Autónoma de Canarias.

Actividades y metodología

El desarrollo de este Proyecto se estructura en diferentes módulos, teniendo en cuenta la especificidad de la población joven a la que va dirigida. No obstante, dentro de la singularidad de cada caso, se seguirá las directrices de la dinámica asistencial definida en el Plan de Acción de la ACJ San Miguel, incluyendo en el proceso terapéutico actividades tales como entrevista diagnóstica, entrevista de valoración, diseño y negociación de los objetivos terapéuticos, planificación del tratamiento y actividades a desarrollar según las particularidades de cada caso y sus necesidades.

  • MÓDULO A: MOTIVACIÓN- EVALUACIÓN. El objetivo general será motivar mínimamente al joven para iniciar el proceso de cambio y obtener un primer perfil diagnóstico que siente las bases para la posterior intervención.
  • MÓDULO B: TRATAMIENTO INDIVIDUALIZADO. El objetivo general de este módulo es trabajar el manejo de las emociones y su repercusión en las conductas, quién es el joven y cómo se mueve con los demás. Esto se realizará a través de los contactos, en un contexto formal o informal (actividades de tiempo libre y ocio, paseos, entrevistas personales…) del profesional con el joven.
  • MODULO C: INTERVENCIÓN FAMILIAR. Tal y como se menciona en la descripción del Programa (punto 4 de este documento), la demanda de tratamiento para jóvenes es con frecuencia realizada por parte de la unidad familiar o círculo social próximo al joven. Cuando se da esta situación hay que valorar si está dispuesto a comenzar tratamiento o por el contrario muestra reticencias para que a nivel terapéutico se aborde su problemática de consumo. Cuando se dé el segundo de los supuestos, la intervención familiar será el primer módulo que se aborde, mediante el cual se tratará de recabar información relevante de la problemática, así como las características familiares. Una vez valorada la necesidad de tratamiento, se darán pautas a la familia para que motive al joven a acudir al servicio. Una vez alcanzado este objetivo abordaremos los contenidos de los Módulos A y/o B.

Evaluación e indicadores de evaluación

Se llevará a cabo una evaluación continua que permita, en todo momento saber la marcha del proceso, con el fin de ir ajustando la intervención a la realidad cambiante.

Habrá que evaluar:

  • La actividad asistencial.
  • Las actividades programadas.
  • Usuarios del programa.
  • Grado de consecución de los objetivos (objetivo general y objetivos específicos).

Para ello hemos de formular los indicadores adecuados que posibiliten objetivar la intervención. Los indicadores deberán estar en consonancia con los objetivos propuestos en cada etapa del programa.

  • Indicadores:
  • Respuestas a las demandas de intervención, concretando la primera entrevista con el Equipo Terapéutico dentro de los quince días posteriores a la comunicación o recepción de la correspondiente demanda.
  • Realizar una primera valoración del menor por el Equipo Técnico Especializado y el médico, si procede, transcurrido dos meses tras la primera intervención.
  • Elaboración del PTEI del joven a las seis semanas de iniciar el tratamiento.
  • Comienzo de intervenciones directas del Equipo Técnico con el joven y su familia.
  • Responder a las demandas de los familiares. Realizar sesiones formativas para los familiares al menos una vez al mes.
  • Orientar, dar pautas y recomendaciones de forma inmediata a través de consultas verbales ante situaciones concretas derivadas del consumo.
  • Establecer reuniones de coordinación: Equipo Técnico y Coordinador del Proyecto (una vez al mes).
  • Establecer reuniones de coordinación entre el Coordinador del Proyecto, Equipo Técnico y recursos municipales y educativos.

Instrumentos para la evaluación:

  • Registro de intervenciones terapéuticas realizadas.
  • Registro de actas de reuniones de coordinación.
  • Cuestionarios de evaluación de las intervenciones concretas.
  • Registro de casos.
  • Registro de usuarios en Seguimiento: Tasas de Retención y Adherencia Terapéutica.
  • Registro de Altas Terapéuticas.