Mediadores Sociosanitarios

Actualizado a: [01/04/2024]

Prólogo

Los Círculos de la VIDA SALUDABLE (LCDVS), se muestran como una forma de expresar de manera didáctica las principales recomendaciones para reducir el impacto de los determinantes de las enfermedades no transmisibles, y propiciar hábitos de vida saludables (sin tabaco; alimentación saludable y sostenible; actividad física diaria; alcohol, cuanto menos, mejor; control de estrés y descanso). Desde esta perspectiva las diferentes recomendaciones confluyen, como si de círculos concéntricos se tratara, en un punto central que representa la VIDA SALUDABLE.

Esta segunda edición del Manual de VIDA SALUDABLE para mediadores sociosanitarios persigue un doble objetivo:

  • Promover la idea de que la salud y el bienestar de las personas no concierne exclusivamente al sector sanitario, y que se acerca al ámbito social.
  • Facilitar información y conocimiento que contribuya a la capacitación de las personas para tomar decisiones más saludables.

 

Temas y Talleres

Introducción

Introducción

La capacidad de adoptar decisiones respecto al estilo de vida está definida por distintos factores, los conocimientos, la voluntad y las condiciones de vida. Los conocimientos facilitan la adopción de prácticas saludables, ya que permite tomar decisiones informadas y elegir prácticas saludables o de riesgo frente al cuidado de su salud. Para que a nivel individual una persona modifique sus comportamientos, de forma que desarrollen estilos de vida más saludables, es necesario un entorno social con valores y experiencias que faciliten la incorporación de esas conductas.

Actuar sobre los hábitos de vida de la población, se ha convertido en una de las acciones más utilizadas para la prevención de la enfermedad y la promoción de la salud, en el caso de España, básicamente utilizando como estrategia la educación sanitaria, desde los diferentes niveles asistenciales.

La educación sanitaria es básica como herramienta para facilitar la participación y el compromiso de la población en su estado de salud y conductas vitales. Facilitar que las personas adquieran conocimientos, aptitudes e información que les permitan elegir opciones saludables. Así como, empoderar a las personas para que se involucren de forma activa en las decisiones que afectan a su salud.

Canarias tiene como estrategia de promoción de hábitos saludables “Los Círculos de la VIDA SALUDABLE”, como referente para avanzar en la formación de la población en los factores de protección de la salud con el objetivo de que adopte como propios, con plena conciencia y compromiso, estos estilos de vida saludables.

Sin Tabaco

Sin Tabaco

Los efectos perjudiciales del consumo de tabaco se producen desde el primer cigarrillo. No se ha podido calcular a partir de cuántos cigarrillos empieza a afectarse negativamente el organismo humano. En algunos estudios se apunta a que un consumo inferior a tres cigarrillos diarios es suficiente para multiplicar por dos el riesgo de tener cáncer de pulmón. Por otro lado, aunque siempre se quiera destacar que hay fumadores que han llegado a muy ancianos en perfecto estado, la realidad es que esto no es lo más frecuente. Además, no hay ninguna manera fiable que nos permita conocer los daños que se van a producir en una persona determinada ni cuántos cigarrillos debe fumar para que aparezcan.

Actualmente existen pautas y protocolos de tratamiento que ya han probado su efectividad en ayudar a los fumadores a dejar el tabaco. Los tratamientos más efectivos incluyen algunos fármacos y terapias psicológicas. Lo más importante a la hora de dejar de fumar es que la persona fumadora haya tomado la decisión firme de dejar el tabaco, asumiendo los retos y dificultades que ello supone, con cualquier tratamiento que se utilice.

Un elemento de especial importancia para el control del tabaquismo es la consecución de espacios comunes libres de humo y aerosoles del tabaco. Estando ya bien definidos los riesgos que supone la exposición mantenida al humo de tabaco en el ambiente, hay consenso sobre la adopción de medidas para evitarlo. La acción más efectiva para conseguirlo es a través de una legislación clara, comprensible y con un alto grado de cumplimiento. La creación de espacios sin humo en todos los lugares públicos y lugares de trabajo consigue que los ciudadanos no estén expuestos al humo ambiental, incluidos los fumadores presentes en esos espacios. Por otro lado, que los jóvenes no vean que fumar es algo habitual entre los adultos, refuerza el mensaje de promoción de la salud sin humo de tabaco.

Alimentación Saludable y Sostenible

Tema Alimentación Saludable y Sostenible

La Alimentación saludable y sostenible es un patrón alimentario que promueve todas las dimensiones de la salud y el bienestar de las personas, con baja presión e impacto ambiental, accesible, asequible, segura, equitativa y aceptada culturalmente. Permite el crecimiento y el desarrollo óptimo de las personas en todas las etapas de su vida, tanto de las generaciones presentes como futuras, contribuyendo a la prevención de la malnutrición en todas sus formas y a la reducción del riesgo de padecer enfermedades no transmisibles.

La promoción de buenos hábitos alimentarios y la adquisición de un patrón de alimentación saludable y sostenible durante todo el ciclo vital, representan excelentes instrumentos para prevenir todas las formas de malnutrición, mejorar la salud de la población y disfrutar del placer de comer bien. Se trata de bondades que además repercuten en el medioambiente, contribuyendo a disminuir la emisión de gases de efecto invernadero, la deforestación de los bosques y la pérdida de biodiversidad terrestre.

 

 

Actividad física diaria

Tema Actividad Física

Los beneficios que la actividad física produce en el ser humano, derivan de su acción directa en los sistemas orgánicos, como el cardiovascular, el respiratorio, el locomotor, el nervioso o el metabolismo. Los datos indican mayoritariamente que estos efectos se dan en todas las edades y en ambos sexos. Podríamos, para simplificar, categorizar los beneficios en:

Beneficios generales: Mantenimiento del equilibrio energético y control del peso. Mejora de la masa muscular y de la capacidad funcional. Aumento del bienestar mental (disminuye la ansiedad y mejora el sueño y la autoestima). Mejora la función cognitiva. Incrementa la sociabilidad. En los niños aumenta la concentración y mejora los resultados académicos y sobre todo favorece un crecimiento y desarrollo favorable, mejorando las habilidades motrices, la postura y el equilibrio.

Reducción del riesgo: Enfermedades cardiovasculares. Diabetes tipo 2. Hipertensión arterial. Dislipemias. Síndrome metabólico. Cáncer de mama. Cáncer de colon. Osteoporosis. Caídas. Depresión. En la mujer embarazada reduce el riesgo de algunas complicaciones como la preeclampsia y la diabetes gestacional.

Mejora en la evolución de problemas de salud: Diabetes. Hipertensión. Obesidad. Dislipemias. En la embarazada ayuda a mejorar algunas molestias de la gestación como los dolores y calambres musculares, el estreñimiento y los edemas. Además, ayuda a prevenir problemas en el puerperio.

Alcohol, cuanto menos mejor

Tema Alcohol

El consumo de bebidas alcohólicas está muy arraigado en nuestra sociedad y cultura. La mayoría de las personas las han probado alguna vez en su vida. La población en general, lo considera como un hábito normal, lo sienten como un instrumento más en sus vidas que va ligado sobre todo a momentos de relajación, diversión, compañía o soledad. En este contexto social y cultural, en general se observa una excesiva permisividad y banalización de las consecuencias adversas del consumo de alcohol (a pesar de la elevada morbilidad y mortalidad atribuible a las mismas), culpando más bien al individuo, que no sabe beber, que al agente causante del daño.

El impacto del consumo de alcohol va más allá de la salud de la persona que consume, ya que también puede producir daños a terceras personas, así como a la economía y a la sociedad en su conjunto. Además, tanto la distribución de su consumo, como sus consecuencias, se presentan de manera desigual en la sociedad, afectando principalmente a los grupos más desfavorecidos y potenciando las desigualdades respecto al nivel socioeconómico, etnia, edad o género.

Otro factor a tener en cuenta es que el alcohol no afecta de la misma manera a todas las personas ya que el peso, la talla corporal, la edad, el sexo, la experiencia en el consumo, la genética, el metabolismo individual, la nutrición y otros factores sociales relacionados con la persona que consume, las pueden hacer más o menos vulnerables a desarrollar enfermedades relacionadas con el alcohol.

Por todas estas razones, para mantener la salud, independientemente del motivo por el cuál bebemos, es importante decidir qué papel va a jugar el alcohol en nuestras vidas. La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece que no hay un nivel de consumo seguro de alcohol y lo más saludable es beber cuanto menos alcohol mejor.

Control del estrés. Descanso

Tema Control Estrés

El estilo de vida de la persona, su profesión, familia, relaciones sociales, pensamientos, expectativas…, determinan en gran parte las demandas a que se verá sometida, facilitando, en mayor o menor grado, la aparición de situaciones de estrés. Es normal que algunas situaciones generen estrés, como puede ocurrir con una entrevista laboral, un examen académico, un exceso de trabajo, un empleo inestable o un conflicto con un familiar, un amigo o un compañero de trabajo, si bien muchas personas logran reducir el estrés a medida que la situación mejora o que aprenden a controlar sus emociones.

Es la forma en que reaccionamos al estrés lo que marca el modo en que afecta a nuestro bienestar. El estrés afecta tanto a la mente como al cuerpo. Es positivo tener un poco, pues nos ayuda a realizar las actividades diarias, si la respuesta de estrés es excesivamente frecuente, intensa o duradera, puede tener consecuencias negativas. El organismo no puede mantener un ritmo constante de activación por encima de sus posibilidades mucho tiempo, y sí se mantiene más allá del límite se producirán serios deterioros a diferentes niveles, fisiológico, cognitivo y conductual, superado el cual tienen un efecto desorganizador del comportamiento. Cuando tenemos estrés nos resulta difícil relajarnos y concentrarnos, y podemos sentirnos ansiosos o irritables. Además, el estrés puede causar dolor de cabeza o de otras partes del cuerpo, malestar gástrico, dificultades para dormir o alteraciones del apetito (comer más o menos de la cuenta).

Cuando el estrés se cronifica, puede agravar problemas de salud y dar lugar a un aumento del consumo de tabaco, bebidas alcohólicas y otras sustancias. El estrés modifica los hábitos relacionados con la salud, de manera que, con las prisas, la falta de tiempo, la tensión, etc., aumenta las conductas no saludables, tales como la de fumar, beber alcohol, o comer en exceso, y se reducen las conductas saludables, como hacer ejercicio físico, guardar una dieta, dormir suficiente, conductas preventivas de higiene, etc.

Enlaces de interés

Introducción:

Sin Tabaco:

Alimentación Saludable y Sostenible:

Actividad Física diaria:

Alcohol, cuanto menos mejor:

Control del estrés. Descanso:

Manual de Vida Saludable para Mediadores Sociosanitarios