Control frente al riesgo de ahogamiento

Barreras de protección:

Las piscinas ubicadas en edificaciones y construcciones de uso residencial no turístico o en establecimientos que ofrezcan servicios de alojamiento turístico, cuya capacidad no exceda de 40 unidades alojativas, deberán contar con barreras de protección que impidan el acceso de niños menores de 6 años que no vayan acompañados de un adulto; podrán instalarse alrededor de cada vaso o alrededor de la piscina (vasos más instalaciones anexas).

Las barreras de protección han de cumplir con las exigencias del Documento Básico de Seguridad de Utilización del código técnico de la edificación.

Socorrista:

Las piscinas ubicadas en establecimientos que ofrezcan alojamientos turísticos de más de 40 unidades alojativas y las ubicadas en cualquier tipo de edificio o de construcción de uso no residencial, con la excepción de los parques acuáticos, deberán disponer de socorrista durante todo el horario de  funcionamiento de la piscina.

Servicio médico:

Debe existir servicio médico durante el horario de funcionamiento en los parques acuáticos, entendiendo como tal la piscina de uso colectivo ubicada en un recinto acotado con control de acceso público y formada por un conjunto de vasos artificiales dotados de instalaciones recreativas acuáticas, sujetas a normativa específica, tales como piscina de olas, ríos que simulan torrentes, rafting, toboganes vertiginosos, juegos de velocidad y otras actividades y juegos en el agua que, por sus características y las particularidades de uso, entrañan un riesgo añadido al del simple baño y la natación.