Control de calidad del equipamiento

Actualizado a: [29/06/2009]

Un prerrequisito para que un programa de cribado tenga éxito es el que las mamografías contengan suficiente información diagnóstica para que sea posible detectar cánceres de mama usando una dosis de radiación tan baja como sea razonablemente posible (ALARA). Esta demanda de calidad es de aplicación para todas y cada una de las fases que intervienen en la obtención de la mamografía. El control de calidad debe por lo tanto monitorizar que el equipo rinde a un nivel de calidad constantemente elevado de manera que se alcancen los siguientes objetivos:

  • El radiólogo dispone de imágenes que tienen la mejor información diagnóstica posible cuando se emplea la técnica radiográfica apropiada. Las imágenes deben contener por lo menos el nivel de información definido como aceptable, necesario para detectar las lesiones más pequeña
  • La calidad de imagen se mantiene en cuanto al contenido de información y es consistente con la obtenida por los otros centros de detección precoz del cáncer de mama participantes en el programa que utilicen similares sistemas de obtención de imagen.
  • La dosis en mama es tan baja como sea razonablemente posible para la información diagnóstica requerida

El cribado mamográfico en la comunidad Autónoma Canaria se ha ido adaptado a las nuevas tecnologías y actualmente el diagnóstico se lleva a cabo con imágenes digitales, obtenidas con equipos de Rayos X específicos ya sean digitales de campo completo o mediante mamógrafos asociados a sistemas de radiografía computarizada (CR). Por ello, el Control de Calidad de todos estos sistemas debe garantizar que la imagen reúne unos requisitos de calidad muy exigentes, que van inevitablemente unidos a la necesidad de mantener los valores de dosis glandular dentro de niveles razonables.

El Control de Calidad de los aspectos físicos y técnicos en el equipamiento comienza con la elaboración de las especificaciones técnicas para la compra del equipo apropiado, que satisfaga unos estándares de calidad. Una vez adquirido y antes de que el equipo se ponga en uso clínico, debe someterse a pruebas de aceptación para asegurarse que satisface estos estándares. Esto es de aplicación no sólo para el equipo de mamografía, sino también para sistemas asociados, como son los receptores de imagen, en caso de ser un sistema de Radiografía Computarizada (CR), monitores (estaciones de visualización) e impresoras.

Una vez aceptado el equipamiento, hay que realizar las pruebas necesarias para establecer el estado de referencia inicial del equipo y que servirán de referencia para los controles de calidad sucesivos. Las pruebas para establecer el Estado de Referencia del equipamiento y los controles de calidad posteriores a realizar en los mismos, se llevarán a cabo controlando y monitorizando los parámetros físicos y técnicos de todos los componentes que intervienen en la obtención de la imagen mamográfica según los procedimientos que se detallan en el anexo II