Actuación ante pacientes atendidos por Mordedura de Animales

DESCRIPCIÓN:

La vigilancia de los pacientes afectados por la mordedura de un animal se realiza dentro del Protocolo de prevención y control de la Rabia, que es una Enfermedad de Declaración Obligatoria Internacional, generalmente mortal para el hombre pero susceptible de prevención mediante la vacunación. Tanto la rabia humana como la animal son procesos de declaración obligatoria. En Canarias no existe ningún animal que sea reservorio de la enfermedad, sin embargo, nuestra proximidad al continente africano (que si mantiene reservorios de la enfermedad), hace que debamos mantener una vigilancia activa para detectar el riesgo de presentación de casos. 
En la C.A. Canaria, la vacunación antirrábica es:

  • 1) De carácter obligatorio para:
    • a) la totalidad del censo canino a partir de los tres meses de edad y
    • b) los gatos, a efectos de procedencia y/o traslado fuera de la comunidad autónoma. En ambos casos con revacunación anual.
  • 2) De carácter voluntario para los gatos y demás especies susceptibles, excepto lo señalado en el punto anterior, para las que se disponga de producto vacunal en el mercado, con las debidas garantías técnicas.

NORMATIVA:

  • Decreto 165/98 publicado en el BOC de 7 de octubre, por el que se crea la Red Canaria de Vigilancia Epidemiológica y se dictan normas para su cumplimiento.
  • Ley 8/1991 de 30 de Abril, de protección de los animales (BOC 13-5-91) y Decreto 117/95 de 11 de mayo, que la desarrolla.
  • Orden de 18 de marzo de 1998, conjunta de la Consejería de Agricultura, Pesca y Alimentación y de la Consejería de Sanidad y Consumo, por la que se regula la campaña Antirrábica (BOC del 3-4-98).

ÁMBITO DE ACTUACIÓN:

  • Zona de Salud: los médicos y personal de enfermería atenderán a las personas afectadas por una mordedura de animal, realizarán su tratamiento y pondrán en marcha las medidas de prevención si fuera necesario, tras valorar  el riesgo de rabia. Asimismo registrarán los datos del animal, comunicándolos urgentemente al Área de Salud.
  • Área de Salud: recibirá del centro de salud, los datos referidos del animal mordedor y emitirá las órdenes oportunas para su localización, estableciendo las medidas de vigilancia y control del animal, la comunicación al Ayuntamiento correspondiente, o su sacrificio si procediera, asegurándose en este caso del envío del cerebro al centro de Referencia para realizar el diagnóstico de rabia, según los criterios y procedimientos establecidos y que figuran en el protocolo de Rabia (ver Protocolos de las Enfermedades de Declaración Obligatoria). Trimestralmente notificará a la Dirección de Salud Pública acerca de las mordeduras producidas.
  • Dirección General de Salud Pública: Valorará periódicamente el riesgo de rabia en la Comunidad Autónoma Canaria. Asesorará respecto del riesgo de rabia en caso necesario y suministrará la vacuna antirrábica en fuera preciso. 

FORMAS DE ACTUACIÓN:

1. Actuaciones ante el paciente:

  • Atención y cuidado del paciente, mediante el tratamiento específico de las heridas, asegurándose que el paciente está vacunado del tétanos. En caso de que el paciente no esté vacunado contra el tétanos, se procederá a su vacunación.
  • Identificación del riesgo de transmisión de la rabia en el hombre, para lo cual seguirá los criterios que forman parte del Protocolo de Rabia (Enfermedad de Declaración Obligatoria). Dichos criterios son:
Tabla 1. Guía para la profilaxis antirrábica después de la exposición.

ESPECIES

ESTADO DEL ANIMAL EN EL MOMENTO DEL ATAQUE

TRATAMIENTO

Perro y gato doméstico

Sano y disponible para 14 días de observa    ción.

Rabioso o sospechoso de tener la enfermedad.

 

Se desconoce (escapó).

Ninguno, salvo que el animal manifieste rabia1.

Inmunoglobulina antirrábica2 y vacuna 4 antirrábica de vacunas diploides humanas (HDCV)3.

Consultar con autoridades sanitarias. Si está indicado tratamiento se administrarán inmunoglobulina antirrábica2 y HDCV3.

Carnívoros salvajes, mofeta, zorra, murciélago, ...

Considérese rabioso salvo que las pruebas de laboratorio demuestren lo contrario.

Inmunoglobulina antirrábica2 y HDCV3.

Otros animales, roedores y lagomorfos (conejos y liebres)

Considérese individualmente. Es necesario consultar a las autoridades sanitarias respecto a la necesidad de profilaxis antirrábica. Las mordeduras de ardillas, cricetos, cobayos, gerbos, ratas, ratones y otros roedores, conejos y liebres, casi nunca requieren profilaxis antirrábica.

  • 1) Durante el período común de retención del animal, que es de 14 días, se iniciará la aplicación de inmunoglobulina antirrábica y vacuna HDCV al aparecer el primer signo de la enfermedad en un perro o gato que haya mordido a alguna persona. El animal sintomático debe ser sacrificado inmediatamente y sometido a prueba para confirmar el diagnóstico.
  • 2) Si no se cuenta con inmunoglobulina antirrábica utilícese suero antirrábico de origen equino. No debe excederse de la dosis recomendada.
  • 3) Las reacciones locales a la vacuna son comunes pero no constituyen contraindicación para continuar el tratamiento. Si las pruebas de anticuerpos fluorescentes hechas en el animal son negativas se debe interrumpir la vacunación.
  • 4) Es necesario sacrificar y estudiar el animal tan pronto sea posible. No se recomienda conservarlo en observación.  

2. Notificación de datos del animal: Remitir urgentemente al Áyuntamiento y al Área de Salud, los datos del animal agresor. Para ello se interrogará al paciente o sus acompañantes sobre su localización y circunstancias de la mordedura, se registrará esta información en el formulario cuyo modelo se adjunta (encuesta de mordedura de animal) que se enviará urgentemente por fax a dichos organismos.  

3. Administración de la vacuna: En caso de que tras la actuación ante el animal mordedor, el veterinario notifique la existencia de rabia o la sospecha fundada de la enfermedad en el mismo, el Director del Centro de Salud, deberá proceder a la vacunación del afectado, para lo cual el centro de salud debe ponerse en contacto urgentemente con el Servicio de Epidemiología y Prevención.

INFORMACIÓN APORTADA:

Protocolo de Rabia. Protocolos de  las Enfermedades de Declaración Obligatoria. Documento elaborado por la Dirección General de Salud Pública del Servicio Canario de Salud. 1998.