Finlandia: una Experiencia Educativa a descubrir.

Our ability to learn what we need for tomorrow is more important than what we know today.

George Siemens

A Learning Theory for the Digital Age

 

 

 

 

El IES Profesor Juan Pulido Castro, situado en la ciudad de Telde, en Gran Canaria,en el marco de un proyecto Erasmus+ de movilidad para las personas, o Acción Clave 1, dos de sus docentes visitaron  centros educativos de enseñanza secundaria obligatoria y postobligatoria en Finlandia, lo que les proporcionó una visión privilegiada del sistema educativo finlandés. Aquí les dejamos algunas de las conclusiones  que nos transmite el profesorado:

El IES Profesor Juan Pulido Castro participa desde el presente curso escolar en un proyecto del programa Erasmus+ dentro de la Acción Clave 1 (KA1) de movilidad del profesorado, titulado: “Impulsando aprendizajes con las TIC desde la Ultraperiferia de Europa”. Cinco son las movilidades de que consta el proyecto. El pasado mes de abril, en el marco de una de estas movilidades, dos profesores del Centro realizaron un periodo de observación de buenas prácticas (job shadowing), durante 5 días, en dos centros educativos de Finlandia (Pyhäjoen LukioOulun Suomalaisen Yhteiskoulun lukio). El objetivo principal de la actividad era observar cómo se desarrolla tanto pedagógicamente, como organizativamente un centro finlandés para intentar incorporar a nuestro centro los aspectos observados que resulten viables y puedan tener garantías de éxito. Los dos Centros escolares visitados corresponden a contextos y realidades distintas (urbano y rural), con número de alumnos y profesores diferentes y en el que entresacamos productivas valoraciones.

El finlandés es un sistema educativo que consta de la Educación Primaria, que abarca seis cursos, y Educación Secundaria y Bachiller, con tres cursos cada uno. En el sistema finlandés, las asignaturas se organizan en períodos de seis semanas; y un curso escolar consta de cinco períodos de seis semanas cada uno. El alumnado elige las asignaturas de cada periodo. Tras varios días de intensa observación, entrevistándonos con las direcciones de los Centros, varios profesores, alumnado, personal no docente; participando e interactuando de manera activa en la vida del Centro, llegamos a las siguientes conclusiones, fruto de nuestras observaciones:

Con respecto al alumnado, detectamos mayores niveles de autonomía desde la Educación Primaria. De hecho, éste es responsable de su propio aprendizaje y presenta una actitud receptiva. El alumnado se involucra en proyectos complementarios (periódico escolar, actividades solidarias, etc.). Además, es más respetuoso tanto con el profesorado, personal y no docente como entre ellos. Destaca también el mejor nivel de competencia lingüística en Inglés y la importancia que se otorga al conocimiento de 2º y 3º lengua, además de que existe entre el alumnado una mayor conciencia europea.

En lo que se refiere a la organización de las enseñanzas, detectamos una mayor inversión en infraestructura, herramientas tecnológicas y recursos materiales. Un ejemplo es la existencia de espacios de esparcimiento para el alumnado tanto dentro como fuera del Centro; el material del alumnado, en estos centros visitados, es gratuito (ordenadores, tabletas, libros de texto,…) aunque no es una regla general de todos los centros. También existe un apoyo de las instituciones locales a los Centros adscritos. En cuanto al horario, pudimos percibir una serie de diferencias significativas: el horario escolar cuenta con dos descansos (recreos) en Secundaria y Bachiller y tres en Primaria; además, la actividad escolar se desarrolla entre las 8:00 y las 16:00 h. En el caso de Bachiller, las clases son más largas (75 minutos) con un descanso de 15 minutos entre ellas. Tras dos sesiones, la comunidad educativa almuerza en el comedor del Centro (los comedores son gratuitos) y continúan con tres clases más.

En términos generales observamos que el sistema educativo es más flexible, con un mayor número de itinerarios y materias y con unos criterios de evaluación y calificación menos exigentes. Además, creemos que se trata de un sistema educativo de segundas oportunidades, donde es posible reengancharse a los estudios y convivir con el resto del alumnado. Existe, también, mayor permisividad para actitudes que, en España, en principio, no se toleran, como por ejemplo el uso del móvil en clase (no es necesario el permiso del profesor para su uso), comer y/o beber en clase o el uso de la gorra. En cuanto a los contenidos hay mayor presencia de las artes plásticas, la música, y la actividad física en el currículo y se potencia la expresión oral, a través de metodologías activas. Cara a la homogeneización y vigilancia del sistema, existen sistemas de controles externos para todo el país, mediante pruebas externas a través de un software específico (similar a la reválida): se realiza un control no obligatorio al final de la secundaria y otro obligatorio al final del bachillerato.

Por último, y en relación al profesorado, y aunque el nivel  de vida es mayor que en España, el salario es también mayor. En caso de sustituciones, éstas son remuneradas y no precisan de profesorado de guardia. Además, el profesorado recibe una mayor valoración y respeto por la sociedad. No obstante, el derecho de jubilación se produce a los 66 años. No apreciamos diferencia entre la cualificación del profesorado español y finlandés: entendemos que el hispano está más preparado antes situaciones que pueden influir en el normal desarrollo de las clases.