Nuestro primer experimento: Millo activado vs Millo no activado

Hoy, 7 de octubre, empezamos nuestro primer experimento:

Consiste en lo siguiente:

Tenemos dos parcelas, A y B.

En la parcela A plantamos el millo que ha estado en remojo desde ayer (activado). Y en la parcela B, sembramos el millo sin remojar (no activado).

Para favorecer el soporte de los tallos del millo frente a posibles vientos y su crecimiento, colocamos 2 semillas de habichuela junto a 3 semillas de millo. La habichuela se enredará en el millo y aportará nitrógeno a sus raíces.

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.