Nuestras habichuelas mágicas

Nuestro experimento continúa. Las habichuelas han crecido más rápido que el millo y necesitan nuestra ayuda. Tanto en la parcela A (millo activado) como en la parcela B (millo no activado), hemos levantado unas espalderas para que la habichuela trepadora tenga donde apoyarse. Para ello hemos utilizado cañas (cañaveral) y rafia para unirlas.

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.