Carta a un ex- alumn@ de filosofía

Anónimo dijo…

A todo quel que lea esto e de decir k la filosofia es divertida, solo que hay que encontrar un buen profesor, yo estaba en el lomo apolinario, y solo conocí a ese preofesor de filosofia y la verdad esque me hiso la vida imposible, pero cuando me suspendio(por que le dio la gana) me cambie y ahora el profesor que tengo me ha abierto un mundo nuevo, lo importante no es saber filosofia eso lo puede aser cualquiera lo importante es ser buen profeso y querer enseñar bueno espero que a aquellos que lo lea le sirva de ayuda”.

 

En el blog Filomosofía ha aparecido el texto anterior que reproduce el comentario de un/a ex-alumno/a del IES Lomo Apolinario, el día 27 de octubre de 2010, a las 10:53. Es decir, atendiendo a los datos que proporciona el texto, podría haber sido escrito durante el recreo de la mañana del miércoles, en la sala de ordenadores o en la biblioteca del Instituto en cuestión. Se nota que fue un mensaje escrito con cierta prisa, ya que no ha habido tiempo de corregir las faltas de ortografía. El profesor al que se refiere de modo crítico el/la anónimo/a alumno/a soy obviamente yo mismo, el mismo que escribe estas líneas. La razón de mi escritura es que considero que el texto puede resultar bastante instructivo para mi y para mis clases de filosofía. Es un texto que elogia la filosofía («la filosofía es divertida») pero somos algunos profesores como yo mismo quienes la convertimos en algo que «hace la vida imposible» a algunos alumnos, hasta tal punto de caer en la arbitrariedad de suspender caprichosamente («me suspendió -porque le dio la gana-).

Para mi…Ser buen profesor

En primer lugar, parece resaltada la contraposición entre ser buen profesor y saber filosofía.¿Me pregunto a que se refiere exactamente el adjetivo «bueno» de «buen profesor»?. Se puede referir a varias cosas:
  1. Que sabe enseñar. No sólamente sabe de su materia, sino que sabe transmitirla. Es decir, que posee una habilidades pedagógicas estimables.
  2. Que es bueno como persona, flexible, amable, en definitiva, humano.
Por otro lado estaría la voluntad de enseñar, o querer enseñar. Se puede ser enseñante, profesor pero no tener entusiasmo en lo que se hace, un enseñante frio. Un enseñante cálido sería, por el contrario, aquel que «quiere enseñar» es decir, aquel que hace lo imposible por llegar al alumno. De tal modo que se explicaría porque puede el alumn@ anónim@ llegar a decir eso de «me suspendió porque le dió la gana», es decir, el profesor de filosofía en este caso ha valorado más si el alumno  sabe filosofía, que otros aspectos como: sus actitudes, quizás, el esfuerzo por razonar, su trabajo…En definitiva, el profesor ha de esmerarse más en las formas de enseñar que en los contenidos de lo que enseña.

Para mis clases: La filosofía es divertida

El texto del alumn@ anónim@ me evocá al menos las ideas de tres filósofos clásicos: Platón, Hume y Kant. Empecemos por Platón. La carta comentario es un aviso para compañeros que viven en el «mundo cerrado» de la caverna de las clases de filosofía del Lomo Apolinario. A modo, de alguien que se ha liberado de las sombras y las cadenas, y tiene su morada en la luz de un «mundo nuevo» y «abierto», ha decidido volver al interior de la caverna de nuevo, através del comentario del blog, para avisar a los que aqui se encuentran, de que hay otro modo de entender la filosofía, más divertida, más abierta que la que es impartida en el Lomo Apolinario.
El segundo motivo tiene que ver con una célebre frase de Kant: no se aprende filosofía, sino a filosofar. La filosofía no es tanto un conjunto de teorias y autores que hay que aprender, sino un modo de ejercitar la razón, una actividad, una tarea.
P.D. Querid@ alumn@ anónim@. Quiere decirte varias cosas:
  • Que entiendo tu anonimato: no siempre resulta fácil decir la verdad con la cara al descubierto.
  • Me alegra que hayas descubierto que la filosofía es divertida. También lo considero así, otra cosa es que logre como profesor hacerla tan divertida como tu la encuentras ahora. Lamento no haber podido transmitirte el poder diversificador de la filosofía, y hacer de ella algo serio. Es cierto que la filosofía es como un juego. A mi me decían lo mismo de las matemáticas, que era un juego, y la verdad nunca me resultaron muy divertidas. Más bien me hacían sufrir. Tomaré nota. Los profesores no sólo enseñamos, también aprendemos, como tú.
  • Finalmente, agradecerte tu comentario, escrito entra las prisas de un recreo en tu nuevo instituto y desearte, aunque puede que lo consideres un gesto de cinismo por mi parte, que consigas las metas que te propongas.
    Tu ex-profesor de Filosofía, Vicente Díaz.
PD: Para mis alumn@s
Cuestionario:
  1.  Lee el texto de Kant sobre la Ilustración y comenta lo que te sugiere después de haber leído lo anterior.
Esta entrada fue publicada en KANT. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.