¿Cómo promover la lectura?

      El texto trata de abordar la importancia de la lectura y cómo promoverla desde los diferentes ámbitos  que nos rodean: familiar, escolar y social aportando aspectos metodológicos a tener en cuenta.

Carla Ocampo Rodríguez
Profesora de Apoyo a las NEAE de Secundaria
Departamento Orientación
IES Teguise

***

1. datos estadístcos

El barómetro  de hábitos de lectura y compra de libros es realizado para analizar el comportamiento de los ciudadanos españoles mayores de catorce años en materia de lectura y otros hábitos culturales. Está elaborado por Precisa Research parala Federaciónde Gremios Editores de España, con el patrocinio dela Dirección Generalde Libro, Archivos y Bibliotecas del Ministerio de Cultura. Un extracto de los resultados obtenidos en el primer semestre de 2011, dan a conocer estos datos: el 58,0% de la citada población lee libros al menos una vez al trimestre, y tan solo el 45,1% de la población se le puede considerar lector frecuente, dato muy similar al de años anteriores, aunque se aprecia una ligera tendencia a la subida.  Estas estadísticas han tenido en cuenta el período vacacional, por lo que los resultados se ven influenciados por tal situación (más tiempo libre, menores ocupaciones…) pero aún así, los datos obtenidos siguen llamando poderosamente la atención. Es objetivo de todos, por los tiempos que corren, poner solución a estas cifras  alarmantes, que no son propias de una sociedad caracterizada por la comunicación y las nuevas tecnologías, donde la lectura juega un papel clave y decisivo para acceder a la cultura, al conocimiento, a la información.

 

2. abordar la lectura desde los diferentes ámbitos

¿Cómo promover la lectura?, ésta puede ser una pregunta interesante para encontrar soluciones a esta problemática de hábitos y frecuencia lectora de la población y que se puede responder atendiendo a los diferentes ámbitos que nos rodean: familiar, escolar y social.

En primer lugar, podemos afirmar que la base de toda nuestra formación integral como personas se centra en la familia. Es fundamental en este terreno contar con unos padres dispuestos a abordar la tarea de la lectura lo más naturalmente posible, sin imposiciones ni obligaciones. Es necesario crear en el hogar, desde la infancia, un ambiente de lectura donde los padres sean los ejemplos más significativos a seguir para el niño/a. Hay que acercarse a sus gustos e intereses y utilizarlos, en la medida de lo posible, como medio reforzador para acercarse a la actividad de leer. Es importantísimo favorecer la actividad comunicativa, para intercambiar opiniones y sentimientos, pues se tarta de un eslabón más en la cadena que lleva a la afición por la lectura. No hay duda de que si los padres disfrutan leyendo, los hijos acabarán haciendo lo mismo. Es una actividad por tanto altamente contagiosa. No hay que precipitarse en conseguir los objetivos que se pretender e impacientar al niño/a, todo llega a su debido tiempo. Pero, ¿qué ocurre?, que durante muchos años, se ha estado tratando este tema de forma equivocada. Los padres han abordado la lectura como una simpe cuestión de aprendizaje, olvidándose por completo del placer, del gusto por leer, del hobby; hecho que los niños/as han percibido directamente y de ahí el fracaso en el desarrollo de tal actividad. El fin esencial es que surja de los propios niños/as el hábito de leer y que los padres se limiten a crear el ambiente favorable para ello.

Otro de los ámbitos que rodean al niño, y no menos importante que el anterior es la escuela. En este entorno, la lectura se convierte en una tarea más destinada a la adquisición de conocimientos, más relacionada con el aprendizaje académico, que también debe ocupar un lugar en la formación del niño/a. Es la lectura del saber, del acceso a la cultura, que debe conformar el desarrollo personal y profesional del individuo. En este entorno escolar, los docentes encuentran gran cantidad de dificultades sobre la desmotivación general del alumnado sobre la lectura. Para combatir esto, es necesario un gran esfuerzo destinado a introducir en el aula nuevas metodologías, que impliquen cambios en los materiales (mejor selección de libros, acceso a las nuevas tecnologías (e-book, ipad…), cambios en las estructuras (rincón del libro, bibliotecas escolares, club de lectores…) cambios en los procedimientos (pautas individualizadas según la maduración personal) y sobre todo cambios  en las actitudes (mayor motivación). Los alumnos/as deben participar activamente en este proceso, pues juegan un papel fundamental, y compartir con el profesorado las responsabilidades que les correspondan en cada momento. Desde el centro, es muy importante la elaboración del Plan Lector, donde deben intervenir todos los miembros de la comunidad educativa para abordar la lectura de forma significativa, no como una tarea aislada sino integrada en el currículo de todas las áreas/materias.

Por último nos encontramos con el entrono social, donde las nuevas tecnologías se encuentran en alza. En este sentido,  es necesario ampliar el concepto de lectura y relacionarlo con estos nuevos medios. No debemos considerar esta revolución tecnológica (videojuegos, móviles, internet…) como un impedimento para relegar a la lectura aun segundo plan, sino que debemos aprovechar las oportunidades que estos nos brindan para fomentar esta actividad y aumentar así el interés y la motivación del alumnado. Por otro lado, es en este terreno social, donde se pone de manifiesto los resultados de este largo proceso lector a través de la manera que tiene el niño/a de relacionarse e interactuar con el resto de la sociedad. Leer, indudablemente, mejora la calidad de vida, es decir, abre las puertas de un mundo de sensaciones, sentimientos, intercambios comunicativos, conocimientos, acceso a otras culturas…que van a dirigir nuestra posición en la sociedad. Por tanto, podemos concluir estos procesos de la siguiente manera: la lectura se empieza en la infancia, se desarrolla en la escuela y se expande en la sociedad. Para finalizar, siguiendo con la línea de lo expuesto anteriormente, cabe destacar el esfuerzo que está haciendola Consejeríade Educación, Universidades y Sostenibilidad a través del Plan de Fomento dela Lectura, con el objetivo de reconocer la lectura como herramienta básica y esencial para el aprendizaje y en la formación global del individuo. Es objetivo de todos conseguir mejorar los hábitos lectores de nuestra población escolar; simplemente está en tu mano.

 

Bibliografía

Gerardo miguel, Jefe de prensa (2011): Barómetro de Hábitos de Lectura y Compra de Libros. Federación de Gremios de Editores de España. 11 páginas. http://www.federacioneditores.org/0_Resources/Documentos/NP_Barometro_Lectura.pdf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *