YA NO SOY UN BEBÉ

En la clase de tres años hemos finalizado la situación de aprendizaje «Ya no soy un bebé» donde, a través de la destreza de pensamiento «compara y contrasta», reflexionamos sobre las diferencias y similitudes entre los bebés y los niños y las niñas que ya van al colegio.

Hemos compartido objetos, juguetes y ropa de cuando éramos bebés y hemos dialogado en la asamblea sobre ellos. Nos hemos dado cuenta que esos juguetes y objetos son muy importantes para nosotros y que les tenemos un cariño muy especial.

Nos estamos familiarizando con la destreza de pensamiento «compara y contrasta», a través de la cual aprendemos a pensar y desarrollar el pensamiento crítico y creativo. Y así , en la asamblea, favorecemos el debate (discusión), el razonamiento y la reflexión en gran grupo.

A través de esta actividad contribuimos también a que los niños y las niñas, de manera individual, ejerciten su capacidad para analizar y estructurar la información.

Ese pensamiento lo vamos haciendo visible en un organizador gráfico en el que hemos ido escribiendo nuestras respuestas a las observaciones y cuestiones planteadas sobre las semejanzas y diferencias entre: un niño o una niña y un bebé.

  1. ¿En qué se parecen un niño o una niña y un bebé?
  2. ¿En qué se diferencian un niño o una niña y un bebé? (en cuanto a una serie de características que descubrimos juntos)
  3. Conclusiones

En nuestra investigación descubrimos que una de las diferencias es que los niños y niñas que van al cole ya no llevan pañal y van solos al baño.

Para acompañar nuestra investigación escuchamos varios cuentos sobre el paso del pañal al orinal que nos encantan:

Los cuentos que hemos seleccionado son:

OTRAS RECOMENDACIONES DE LOS NIÑOS Y LAS NIÑAS DE LA CLASE

Un nuevo cuento para nuestra HORA DEL CUENTO.
Nos gustan mucho los sonidos divertidos y la canción

OTROS CUENTOS UTILIZADOS EN NUESTRA INVESTIGACIÓN

GRACIAS POR VISITAR ESTE BLOG

2 comentarios

  1. Fantástica iniciativa

    1. Sin duda fue un proyecto muy interesante.

      Los niños y las niñas aprendieron mucho de esa experiencia y, sobre todo, de hacer visible su pensamiento, reflexionar y tener la oportunidad de desarrollar el pensamiento crítico, compartir sus vivencias y expresar sus emociones.

      Gracias por visitar el blog y compartir tu opinión.

      Un cordial saludo,

      María Jesús Cano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.