La otra historia de la Electricidad

Las aplicaciones de la electricidad son una de esas grandes transferencias de conocimiento científico que se plasmaron en una clara mejora de las condiciones de vida humanas, es decir: Tecnología. No podríamos «sobrevivir» una semana sin la electricidad en nuestras ciudades. Muchos experimentamos nuestra absoluta dependencia con esta forma de energía cuando la tormenta tropical «Delta» dejó sin suministro eléctrico la isla sólo unos cuatro días. Más desastroso fue el «apagón» de Nueva York.

Este «invento» se estableció a finales del siglo XIX. Estamos a principios del Siglo XXI: poco más  de un siglo con la electricidad. Cuando hablamos de los «padres» de la electricidad siempre nos vienen a la mente los nombres de: Edison, Faraday, Henry, Lenz, Ampere, Franklin, Maxwell… y, efectivamente, ellos definieron en gran parte el desarrollo científico y tecnológico actuales en el campo electromagnético.

Pero, la cosa pudo ser muy diferente. Quizás, si se hubiese confiado más en otro investigador mucho más desconocido pero no menos importante: Nikola Tesla. Estaríamos ahora, quizás,  en un futuro más avanzado. Ideas ahora novedosas, ya las había introducido hace ciento cincuenta años Tesla…