Tecnología fuera de nuestro planeta

Las sondas Mariner fotografiaron Marte en la segunda mitad de la década de los sesenta. La primera en tocar superficie marciana fue la soviética Marsnik 3, 1971. Posteriormente las Americanas Viking I y II, en 1976, marcaron el final de una época de interés por el planeta vecino.

Décadas después, el interés volvió y una serie de robots, más inteligentes, eficientes y autónomos, fueron enviados: Mars Pathfinder (1997), Spirit y Oportunity (2004)… El 26 de noviembre de 2011 se lanza el MSL (Mars Science Laboratory) cuyo objetivo es transportar el Curiosity o vehículo tipo rover que explorará nuevamente el planeta marciano. Curiosity tomó el control sobre el planeta Marte el 6 de agosto de 2012. Se espera que esté operativo, al menos, dos años.

(Jet Propulsion Laboratory, NASA. California Institute of Technology)

Al margen de la información que nos dé sobre el planeta Marte, la inversión en este tipo de proyectos supone una enorme creación multidisciplinar de tecnologías. Muchas de ellas sólo conocidas en estos trabajos. Con el tiempo, suelen trascender a la sociedad y acaban por beneficiar a todos.

Un viaje tripulado, para colonizar Marte, es un objetivo aún con muchos problemas que resolver:

Viaje tripulado a Marte

En los grandes centros de investigación, que parecen islas al margen de la sociedad, gran parte de lo que se inventa y desarrolla repercute más pronto que tarde en una mejora de la sociedad. El lenguaje HTML y el violaWWW fueron desarrollados en el CERN para uso de científicos y terminaron siendo los artífices de la codificación en Internet y de los navegadores. ¿Quién no conoce y utiliza hoy en día Internet o pone en duda su trascendencia?

Incluso Canarias tiene algo que aportar a todas estas Tecnologías.

Pero hay muchas más sondas espaciales más allá de Marte. Y también las hay más cercanas al Sol. No todo son satélites artificiales «al lado» del planeta Tierra.