Tipos de textos… según la estructura del mensaje

La tipología textual es variada, según a qué aspecto atiende la perspectiva de la clasificación. En esta entrada vamos a trabajar la que le da título: los distinto tipos textuales según la «organización» del mensaje que se pretende comunicar.

Los textos pueden ser:

  • Narrativos (cuenta algo que les sucede a unos personajes, en un espacio y un tiempo determinados. En ellos existe siempre la figura del narrador, que normalmente está en 1ª o 3ª persona).
  • Descriptivos (explican cómo es algo: un objeto, una persona, un paisaje… Puede ser objetiva o subjetiva).
  • Dialogados (transcriben la conversación entre dos o más personas. Pueden estar escritos en estilo directo o indirecto. Además, pueden llevar acotaciones u otras indicaciones sobre cómo transcurre esa conversación).
  • Argumentativos (ofrecen una opinión (tesis) y la defienden con ideas y razones para convencerte).
  • Expositivos (simplemente, plantean un contenido, sin implicarse ni emitir ninguna valoración sobre él).

Para explicarlos un poco, vamos a utilizar de nuevo un post de IG de nuestras estupendas profesoras de Lengua @lasdelengua.

Presta atención al contenido del siguiente enlace:

Ahora que lo tenemos más o menos claro, vamos a trabajar.

ejercicio-sobre-tipologia-textual-3

Fíjate que en la segunda página tienes el ejercicio hecho por mí, para que te puedas autocorregir.

Ahora, te ofrezco otra posibilidad de trabajarlo nuevamente:

ejercicio-sobre-tipologia-textual-2

Te propongo, como tercera actividad, que escribas tú mismo un pequeño texto de cuatro o cinco líneas de cada tipo y, después, los leas a tus compañer@s para que ell@s intenten desvelar de qué tipo se trata y te expliquen por qué lo piensan.

Esta tarea se puede hacen por parejas, en pequeño o en gran grupo.

La exposición

El texto expositivo es una modalidad textual cuyo propósito es informar o explicar una idea, un concepto, un tema, etc. Por ello, el texto expositivo suele tener una finalidad didáctica, ya que, a través de él, entiendes o aprendes aquello que se desarrolla.

Partes del texto expositivo

Normalmente, encontrarás en un texto expositivo la siguiente estructura:

introducción (donde se presenta el tema del que trata el texto, y en ocasiones también los motivos por los que se hace);

desarrollo (donde se exponen las ideas sobre el tema);

conclusión (donde se suele presentar un pequeño resumen de lo expuesto, sobre todo, si el contenido del apartado anterior ha sido muy largo).

Características del texto expositivo

Las características por las que reconocerás un texto de este tipo son las siguientes:

  • El vocabulario es claro y preciso.
  • Predominan los tecnicismos sobre el tema abordado.
  • La modalidad suele ser la enunciativa, y la función textual, la representativa. Los textos expositivos suelen explicar de forma objetiva su contenido, evitando apreciaciones personales y valorativas.
  • En algunos casos, el autor o autora del texto emplea citas, referencias o ejemplos para lograr que la información sea comprendida mejor.

Nosotros vamos a intentar realizar nuestro propio texto expositivo.

Actividad

Te voy a contar algo. A mis hijos, como a muchos niños y niñas que conozco, les encantan los tiburones y los animales marinos. Por ello, tenemos un montón de libros sobre esta temática en casa. Uno de los que más les gustan es éste: Supertiburones y otras criaturas de las profundidades, de la editorial DK.

Cada página de este libro está dedicada a un animal distinto. Se intercala la información sobre las distintas especies de tiburones que existen con la de otros, como estrellas de mar, medusas, caballitos de mar, etc.

Lo que nosotros vamos a hacer es crear nuestro propio texto a partir de los datos que se aportan.

Para que te hagas una idea, aquí va mi ejemplo. A partir de estos datos…

… el siguiente texto:

La nutria es un mamífero que vive en aguas frías del litoral y aguas poco profundas a menos de un kilómetro de la costa. Su cuerpo mide entre 1 y 1,2 metros de largo, a lo que se añade la longitud de su cola: entre 25 y 37 centímetros. Podemos encontrarla en el Nordeste de Rusia y la costa occidental de Norteamérica, donde se alimenta de peces, erizos de mar, cangrejos y moluscos.

La nutria es, además, un animal muy hábil que en ocasiones se vale de herramientas, como pequeñas piedras, que utiliza golpeándolas contra caparazones y superficies duras para poder tener acceso a su comida.

Vamos allá.

Paso 1: elige tu animal.

Paso 2: lee con atención la información.

Paso 3: busca información en casa, para que te hagas una idea bien clara del animal sobre el que vas a escribir.

Paso 4: redacta un pequeño borrador y, cuando tengas el texto controlado (sin faltas, evitando repetir palabras, con los signos de puntuación bien puestos, con el contenido bien claro y organizado), pásalo a limpio.

Paso 5 (opcional): puedes presentar tu texto acompañado de un dibujo o una impresión del animal escogido.

¡Ojo, importante!

Si te fijas en mi ejemplo, yo me leído varias veces la información, la he comprendido y la he reelaborado de tal forma que el texto final es, sin duda, mío. No es una copia. Si tú tan solo «copiaras» la información tal cual, estarías cometiendo un plagio.

«Plagiar» es apropiarte de las palabras e ideas de otras personas y afirmar que las has escrito tú o las has pensado tú.

Prueba tú ahora con el que más te interese de los siguientes:

El punto y coma ;)

El punto y coma es uno de los signos de puntuación cuyo uso es más complicado. El alumnado tiene muchísimos problemas con él y, cuando lo emplea – siento decirlo, en fin…–, lo hace mal.

¿Qué es el punto y coma?

Es un signo de puntuación que, en el texto, supone que se realiza una pausa mayor que la de la coma, pero menor que la del punto.

La verdad: es un lío. Lo que yo siempre aconsejo al alumnado es que si puede usar sólo el punto y construir oraciones menos complejas, que lo haga. Mejor un punto y seguido a tiempo que un punto y coma mal puesto (excepto en las enumeraciones, claro).

No me queda más que citar a la RAE en el Diccionario panhispánico de dudas en cuanto a las normas que rigen su uso. Todo lo que sigue lo he sacado del siguiente enlace que puedes consultar sin ningún problema.

https://www.rae.es/dpd/punto%20y%20coma

1. Para separar los elementos de una enumeración cuando se trata de expresiones complejas que incluyen comas.

Ejemplo: Mi madre quería que toda la familia la acompañara a aquella cita; mi padre, que mi hermana se quedara estudiando; mi hermana, que la dejaran salir con sus amigas; y yo, sólo leer un rato a solas.

2. Para separar oraciones sintácticamente independientes entre las que existe una estrecha relación semántica.

Ejemplo: Las joyas no estaban donde las llevábamos buscando toda la tarde; tampoco aquella tarde encontraríamos nada.

3. Delante de conectores de sentido adversativo, concesivo o consecutivo, como pero, mas, aunque, sin embargo, por tanto, por consiguiente, etc., cuando las oraciones que encabezan tienen cierta longitud.

Ejemplo: No sabríamos explicar qué había pasado a lo largo de aquella larga noche de Halloween; por lo tanto, los cuatro hicimos un pacto de silencio.

4. Detrás de cada uno de los elementos de una lista o relación cuando se escriben en líneas independientes y se inician con minúscula, salvo detrás del último, que se cierra con punto.

Ejemplo: Algunos de los autores del Siglo de Oro más relevantes son los siguientes:

Miguel de Cervantes;

Lope de Vega;

Calderón de la Barca;

Luis de Góngora;

Francisco de Quevedo.

¡Ojo con lo que acaba diciendo la RAE del sustantivo “punto y coma”!

“El plural del nombre punto y coma es invariable: Coloque las comas y los punto y coma que considere necesarios en los siguientes enunciados. No obstante, siempre puede recurrirse, para un plural inequívoco, a la anteposición del sustantivo signos: Aquel texto estaba plagado de signos de punto y coma.

Para practicar lo aprendido hoy, vamos a pinchar en el siguiente enlace, que corresponde a una actividad que realizaremos en la aplicación de Educaplay.

No olvides repasar de nuevo lo aprendido antes de empezar.

https://es.educaplay.com/recursos-educativos/9976077-signos_de_puntuacion.html

¿Qué tal te ha salido? ¿Le vas pillando el truco?

Si, incluso ahora, después de leer esta entrada y practicar un poco, tu respuesta es NO, no te preocupes, no te agobies: siempre te queda optar por la sencillez (tan elegante y tan inteligente a un tiempo, a la hora de escribir) y emplear sólo la coma y el punto. Tu texto va a quedar igual de bien.

Análisis de los monemas que forman una palabra

Los monemas: lexemas y morfemas

Hoy vamos a trabajar algo que les suele costar un poco: el análisis monemático de las palabras. Es decir, analizar la palabra para descubrir qué partes la forman o la componen.

Para ello, en primer lugar, prestaremos atención a estos vídeos en los que está muy bien explicado:

Así que, ahora lo resumiremos en la siguiente imagen:

Te ofrezco ahora otra imagen. En ésta podrás ver cómo se realiza el análisis monemático de dos ejemplos:

Y un truco cuando la palabra es un verbo o viene de uno:

Y ahora inténtalo tú con las siguientes:

Las oraciones impersonales

Reconozco que estamos ante un contenido no muy fácil de la materia. Vamos a ver si podemos hacer algo porque te resulte asequible.

Las oraciones impersonales son aquellas que no tienen sujeto. Por ello, no podemos encontrar nada dentro ni fuera de la oración que realice la acción de ese verbo que funciona como núcleo del predicado. Hay cuatro tipos.

Espero que este vídeo te ayude un poco a entenderlas:

Ahora viene la parte de realizar una pequeña práctica. Realiza el siguiente ejercicio que se plantea en la imagen:

Si tienes dudas, ya sabes dónde estoy: en clase, en el correo electrónico que te indico en la página «Contacto» del blog, en la plataforma Classroom, en EVAGD… ¡Por todos lados!

Tu intención… ¿buena o mala?

El título no tiene mucho que ver con la entrada, pero es que «Modalidades oracionales según la intención del hablante o de la hablante» me parecía poco acogedor… ¿No crees?

Vamos a ello.

Todas las oraciones que salen de nuestra boca, de nuestro boli o de nuestro teclado, tienen una intención. Cuando llegas a casa y preguntas qué hay para comer, tu intención es interrogar a quien haya preparado la comida para descubrir qué almorzarás. Cuando tu profe, durante el examen, te dice que guardes las cosas, te está dando una orden. Cuando tu compañero de clase comenta que ojalá mañana sea sábado, está expresando un deseo (que normalmente tod@s compartimos).

Hay seis modalidades oracionales. Prestemos atención al siguiente vídeo:

Yo creo que ha quedado más o menos claro, ¿no? ¿Tienes alguna duda? Coméntamela. (¿Ves? Estas tres últimas oraciones son dubitativa, interrogativa directa total y exhortativa, respectivamente).

Es imposible hablar o escribir sin que haya una intención.

Por eso es tan importante valorar lo que decimos en una conversación, en un debate en clase, en una discusión familiar o en un chat de un grupo… Porque detrás de todo lo que decimos o escribimos hay una intención. Puedes ofender, herir o halagar, sin ser plenamente consciente de que lo estás haciendo. Hemos de controlar lo que decimos o escribimos. No vale esconderse tras el «yo soy así».

Actividad

Lee el siguiente texto:

  1. Identifica las modalidades oracionales presentes en él.
  2. Escribe tu propio texto en el que estén presentes todas las modalidades. Como ves, no hace falta que sea un texto larguísmo. Puedes hacerlo en unas pocas líneas.

Los elementos de la comunicación y las funciones del lenguaje

Vamos a trabajar hoy algo que parece sencillo, pero que, a medida que profundizamos, se nos complica un poco.

Para entender el esquema de los elementos que intervienen en la comunicación y las funciones del lenguaje que estableció Roman Jakobson a partir de ellos, vamos a ver el siguiente vídeo:

Esta explicación es válida para cualquier nivel de la ESO, pero, si estamos en Bachillerato, debes saber que este tema es muy importante en el comentario de texto y hay que controlar unas cuantas cosas más: qué caracteriza las diferentes funciones del lenguaje a la hora de analizar el texto.

Para acercarnos a eso, vamos a ver el siguiente vídeo del profesor Quique Castillo, en su estupendo canal YouTube La lengua con tic entra:

Y ahora vamos a trabajar un poco. Realizaremos tres ejercicios.

Primero:

Segundo ejercicio:

Te propongo pensar una situación comunicativa para cualquiera de los ejemplos del ejercicio anterior. Y, después, intenta establecer los elementos que la componen.

Tercer ejercicio:

Intenta descubrir características de cada función del lenguaje en los diez ejemplos.

Campo léxico, campo semántico y familia léxica

¡Qué nombres, ¿eh?! Son rebuscados… Peeeeeero, nombran, valga la redundancia, conceptos que son fáciles de entender (para mí).

Mira ahora esta foto:

Foto de https://www.conduciendoenfamilia.com/

Es preciosa, ¿verdad? Es como… relajante. Ahora piensa y di palabras que te vengan a la cabeza cuando la observas.

¿Quizás… vacaciones, playa, arena, mar, risas, felicidad, calor, diversión, juegos…?

¡Voilá! Tenemos un campo léxico.

Pon atención ahora a esta otra, igual de maravillosa:

Foto de Davinia Cruz

Sugiere ahora «viviendas en donde pasar las vacaciones».

¿Tal vez… cámping, hotel, apartamento, albergue, caseta de campaña, casa rural, estación de esquí…?

¡Lo logramos otra vez! Tenemos ahora un campo semántico, en el que «Vivienda vacacional» sería el hiperónimo y cada una de nuestras sugerencias son hipónimos.

Sigamos. Volviendo a las fotos…

Palabras que vengan de la palabra campo: campista, campero, acampar, campear, campestre, campesina/o, descampado

Palabras que vengan de la palabra arena: arenisca, arenero, enarenar, arenal, arenoso

¡Somos un@s máquinas! Hemos creado dos listados con dos familias léxicas diferentes: aquellas palabras que se forman a partir del lexema -camp- y aquellas que lo hacen a partir del lexema -aren-.

Las palabras simples de las que derivan las de las listas anteriores son campo y arena. Como ves, a partir de ellas, podemos formar otros sustantivos, verbos y adjetivos. Es una forma interesantísima de crear nuevas palabras en nuestra lengua: la derivación.

Y, por último, te propongo que veas un vídeo para repasar conceptos:

Nos toca ahora trabajar:

Te propongo que, a partir de esta imagen, en la que hay muchos elementos en los que pensar, señales un campo léxico, un campo semántico (con su hiperónimo y sus hipónimos) y una familia léxica.

Van a salir muchos, no te preocupes, no tienen que ser iguales que los de tus compañer@s. Hay muchas posibilidades y todas pueden ser igual de válidas:

confía en ti mism@.

642 cosas sobre las que escribir

Este libro lo descubrí gracias al canal de YouTube de Javier Ruescas. En el mundo de los booktubers se descubren maravillas y las opiniones de este autor siempre son dignas de ser tenidas en cuenta.

642 cosas sobre las que escribir, de The San Francisco Writers’ Grotto, editado en España por Plaza y Janés, es súper curioso.

Son, literalmente, 642 propuestas de escritura.

Cada vez que lo abro descubro algo diferente, interesante, sugerente.

Vamos a plantear aquí cuatro de ellas y a darles un poco de forma para que se acerquen a lo que haremos realmente:

  1. «Te despiertas en una cuneta de la carretera, tirado junto a una bicicleta, amnésic@ y sin documentación ni cartera». Puedes ser quien quieras, tener la edad que quieras… Imagina qué sucede, por qué, cuándo…
  2. «Escoge una decisión que hayas tomado respecto a una mudanza, un trabajo o una relación. ¿En qué aspectos sería distinta tu vida si hubieras tomado otra decisión?». Como la mudanza, el trabajo y la relación quizás se nos queden un poco grandes, vamos a escribir sobre cualquier decisión que consideremos importante que hayamos tomado en la vida y escribir sobre qué hubiera pasado si hubieras escogido otra opción.
  3. «Escoge un cuento de hadas clásico y adáptalo al entorno de la localidad en la que vives». Puedes simplemente, en lugar de adaptar el cuento completo, escoger el personajes de cualquier clásico y hablar de él o ella como si viviera donde tú vives.
  4. «Escribe veinte detalles que describan la manzana del barrio donde vives». A lo mejor no vives en una manzana de edificios o casa, sino en una casa o conjunto de casas aisladas… Da igual: veinte detalles del lugar en el que vives (no del interior de tu casa, sino del exterior).

Actividad:

Primer paso: elige una propuesta.

Tras saber sobre qué opción quieres escribir, vamos a empezar pensando: pensar es importante y estamos poco acostumbrad@s a hacerlo antes de lanzarnos a escribir. Parece que el profesorado quiere al alumnado todo el tiempo «haciendo algo» y nos disgusta cuando vemos a un alumno o alumna «pescando» (reflexionando). No obstante, yo, en este caso, te invito a darte un respiro de cinco minutos para aclarar un poco las ideas.

Después, escribiremos un borrador.

En tercer lugar, revisaremos el texto varias veces, incluso aunque creamos que está bien. Seguro que hay aspectos que puedes mejorar. Siempre los hay.

Finalmente, para acabar, pásalo a limpio. Escúchame y hazme caso: en cada clase siempre hay varias personas que creen que su borrador está bien y es eso lo que entregan. Gran autoestima, pero hay que limarla. Cuando les entrego la corrección son l@s primer@s que ponen el grito en el cielo por el elevado número de errores que les señalo. El texto que presentes debe estar en las mejores condiciones posibles (de ortografía, de sentido, de estilo, de limpieza…).

Familiarium

Les presento un libro precioso, precioso: Familiarium, de Mar Cerdá, publicado por la editorial Comanegra. Te enlazo su página web, por si quieres echarle un vistazo:

http://comanegra.com/infantil-i-juvenil/528-familiarium.html?search_query=familiarium&results=2

Es un libro que aborda el tema de la diversidad familiar (sólo con imágenes, sin texto). Y es, repito, delicioso. Se lo compré a mi hijo pequeño hace más o menos un año, pero lo guardo yo, con mucho cuidado y mimo… Así que, más bien, ahora el libro es «mi tesoro».

¿Quiénes forman tu familia? Sea como sea, en este libro la puedes encontrar reflejada.

Nosotr@s vamos a aprovechar toooooooodas las posibilidades que tiene y vamos… ¡a escribir!

Vamos a escribir un texto en el que cuentes la historia de una de las siguientes familias:

Elige una de las imágenes y después intenta responder a las siguientes preguntas:

¿Quiénes son? ¿Cómo han llegado ahí? ¿Hay algún miembro que no esté? ¿Y cuál es el motivo? ¿Qué profesiones tienes l@s adult@s que la forman? ¿Les gustan a est@s sus profesiones? ¿O quizás están desemplead@s por el momento… o criando a sus hij@s en casa? ¿Van al cole l@s niñ@s? Si van, ¿cómo les va allí? Y, si no van, ¿cuál es el motivo? ¿Son sus padres y madres quienes les acompañan en la imagen?…

Y así, un millón de preguntas que puedes hacerte antes de ponerte a escribir.

Cuando tengas clara cuál es la historia de la familia que has escogido, escribe un borrador. Después corrige los errores y perfecciona lo que puedas. Si tienes a quien acudir, puedes pedir ayuda a alguien para que te lo revise y te aconseje con la redacción y la ortografía. Y, finalmente, pásalo a limpio.

Ojo, cuida la limpieza del texto que entregues. «Pasarlo a limpio» es eso mismo: «a limpio».

Si eres profe y estás leyendo esto, considera también la posibilidad de trabajar la oralidad (infantil, primaria, secundaria) con esta misma actividad y te animo a hacerte con el libro: es una fuente de posibilidades.